Mi camino

Deje en el camino los sueños
olvide en la tenue noche las dulces palabras maternales
envolví de fiebre y locura los pasos
y me eleve hacia el cielo virgen casi tocando el sol

Descubrí las sensaciones
me ahogue en alcohol y desvelo
mis manos por sobre tantas pieles
todas tan distintas, todas tan sudorosas y dulces

Vi caer la noche y el nacimiento de un nuevo día
olvidando cerrar las ventanas por completo
dormir para perder tiempo

Pisé el pasto fraguado
grité por tantas tierras
intoxiqué las venas de euforia
sin prejuicio divino, sin dios

es mi ritmo
es mi tiempo
es la arista en la que decidí existir.

Comentarios sobre este poema