El camino

Alguna vez creí que los caminos eran eternos,
de golpe me encontre con su final,
extravie rumbo hace tantos amores,
todos banales, salvo el real.

No había luces aquellas noche,
solo los astros guiaban la ruta,
no adverti las siluetas fantasmales,
continue heroicamente cegado de egocentría.

Hacia la última curva me detuvo un recuerdo,
se invitó a acompañarme sin preguntas,
aceleré dudoso y temeroso de tal visita,
pues estuvo olvidada en la neurona caida.

En el mar de escuridad ya las luciernagas eran inútiles,
solo era yo, la visita, y el camino,
mas cuando quise frenar,ya nada mas había,
ya no existía la ruta andada,
solo era yo, la visita, y el final del final.

Comentarios sobre este poema