Entre mas pienso y recuerdo, mas olvido y desecho

Cuando tu lo permites tu mente se abre,
¿quieres tu acaso descifrar la clave?
anda y busca, antes que la noche acabe,
y si no tienes pies, pues vuela como un ave.

Has llegado a lo alto y aun no es el fin,
no sabes cuan confundido se encuentra el delfín,
pensando si donde se encuentra, ¿tiene o no algún fin?
y a nadar en diagonal empieza, como si fuera un alfil.

Llega tan profundo que allí nada se ve,
se detiene y piensa en algo muy peculiar,
¿con que pensamiento la oscuridad llenare?
y se ríe al pensar que esto no va a acabar.

Quien cree en el fin, la mente cerrada tiene,
creer que algo al alma sostiene,
nos hace asumir que nada va o viene,
o nunca has pensado, ¿que al silencio entretiene?

Sigue nadando y con la segunda oscuridad se encuentra,
se impresiona al entrar en aquella virgen puerta,
y conoce una oscuridad tan bella y tan perfecta,
que plantea una pregunta y ahí mismo se muestra.

Continua nadando y del todo se aleja,
se transforma en ave y ahora no nada, vuela,
en su camino encuentra un universo metido en una cajuela,
este se detiene, piensa e inmediatamente allí su mente deja.

Su viaje termina cuando llega al espejo,
y a su vez descubre que aunque no vea se hace mas viejo,
todo se muestra tal cual es, infinito, cuando del todo su mente despejo,
y se abandona de nuevo para vagar en aquel oscuro y eterno cejo.

Comentarios sobre este poema