Kabsá.

poema de Celeste Alma

I

Siento el bordado del mantel de organza
- fibras sedosas perfilando rosas -
cómo, en las orillas de mis dedos graba
momento en baccará veteado
compartiendo alegre su cántaro de agua.

Hay un jarrón llenito de palabras...
susurros de flores que el cuenco resguarda.
Porcelana de jazmín, un alto vaso;
de lino, servilletas ya desdobladas.

Les florea la tarde en plena cara
mientras mezo en mis brazos a mi pequeña.
Con profunda ternura canto una nana
besando su carita tibia y rosada.

II

Cuánto y de qué manera llega a adorarse al nido
paladeando el sabor de sus mañanas...
Sabe a beso en el hombro , retozo, ducha;
a qahawah araviyya que se decanta.

Sabe a mesa servida, conversa, risas
y a kabsá con amor que alimenta el alma.

Comentarios sobre este poema