Poema 25/ 2013

poema de Zadomen

Cuando hacemos el amor, nada alrededor se mueve
la vida se paraliza, se congelan los volcanes
las aves dejan sus vuelos, los ríos dejan sus cauces
cuando hacemos el amor, la galaxia se detiene.

Cuando hacemos el amor, las estrellas no titilan
los pistilos no fecundan, la yerba verde no crece
no recorre el mar, la espuma, ni el viento las copas mece
cuando hacemos el amor, todo parece ser tenue.

Cuando hacemos el amor, los nubarrones se pierden,
el mar no besa la playa, ni el glaciar su huella funde,
ni el eco contesta al ruido, que de la gruta proviene
cuando hacemos el amor, los rascacielos se hunden.

Cuando hacemos el amor, no se toman decisiones,
no se gobiernan los sueños, ni la noche los protege
no se oyen melodías, no se componen canciones
cuando hacemos el amor, las piedras se vuelven nueces.

Cuando hacemos el amor, queda muda la sonrisa
la nieve no se desliza, aunque los rayos la quemen
la flor pierde su perfume, la novia queda sin dicha
cuando hacemos el amor, las montañas se estremecen.

Cuando hacemos el amor, el juzgado no castiga
la toga se vuelve blanca, y las ganas se eternizan;
las rejas ya no hacen ruido, la causa se vuelve impía
cuando hacemos el amor, el juez, imparte una misa.

Cuando hacemos el amor, las manos hacen de molde,
y convierten en diamante, lo que fue solo carbón,
transforman los movimientos, en carrusel delirante
cuando hacemos el amor, somos nosotros, solo es amor.

Zadomen

Comentarios sobre este poema