dados.

Si me va a matar los cigarros que me fumo cada mañana antes de desayunar que me maten, que de todas formas las detonaciones contra mi ya son bastas para sentirme culpable por una que hago en mi contra, no se como ser libre de todas formas, si me enfrasco en el vacío y en el frió que causan ciertos momentos bellos del pasado, y agrupo cien desiertos de sal en una sola taza de café, podrías preguntarme la forma de salir y te daría hasta las técnicas correctas, pero mi cuerpo es muy pesado para el aire y muy débil para este sol tan atroz, tengo justo ahora un cigarro en mis dedos mientras escribo lo miserable que se siente el hombre sin amor, y lo vulnerable cuando por fin lo encuentra, lo estúpido que me he comportado con las mujeres que fueran sido las madres de mis hijos con sus rasgos biológicos y lo fácil que fue manipularme a la hora de amar a quien nunca me quiso, tengo que ser el mas estúpido, es lo que me repito cuando pienso en estas cosas extrañas y emotivas, mas sin embargo lo que no sale de mi conciencia es que es algo mas común de lo que parece dentro de otros mundos, tengo una apariencia pesada, y por ello no consigo que me aman de una forma sutil, deben amarme con un cuchillo bajo la almohada y los besos son detrás de un guante de cocina para que los labios no se hinchen, debo ser franco conmigo y es que me cuesta mostrar lo que siento y últimamente hasta escribirlo, y no se si estoy saturado o la inspiración abandona el cuerpo por ciertos meses que sabe que escribir destrozaría la forma de que veo el mundo, la cual es pequeña pero sin fondo, haría miles de preguntas sobre aviones que caen en el invierno y que sucede con esas almas que aun no han bajado a sus destinos, a ver a quienes lo esperaban con ansias ¿de que? a quienes los odiaban o enviaban en secreto o amado en secreto, no consigo respuestas sobre lo necesario al final de las cosas o de cada botella o de cada porro que me fumo, y en ves de disfrutar solo rió y comparto imágenes de chiscas desnudadas y armamentos que en el fondo odiaría tener, se acabaría mi vida en menos de pocas semanas con una de ellas, es lamentable por mis talentos, tengo tantos que fuera preferido que si otro tipo con menos problemas los fuera adquirido al nacer, fuera hecho cosas magnificas, yo solo espero a que caigan del cielo los retos para llenarme de rencor y lograr lo que los demás creían que no, que enfermo. Que enfermiza manera de pensar y de sentir, que frió y que calor, que angustia y que paz, que desamor tan profundo al amar con el alma a alguien que jamas lo logro, que decadencia y cordura, que lentitud y velocidad a que pasan los días últimamente, que alegría y profunda tristeza de saber que no durara lo suficiente para darme cuenta que mi vida es corta y que la pierdo mientras no fumo lo que quiero, mientras no escribo lo que siento y solo lo que pienso.

Comentarios sobre este poema