Tabú femenino

Como quisiera ser tu sangre
Y poder recorrerte entero
cuanta pasión despiertas en mi ser.
Cuantas noches sin dormir
apegada yo a mi almohada.
con deseos recurrentes
que acompañan bien mi cuerpo
y perturban mi mente.
Esperando tu llamado
Sin poder yo reaccionar
pues a la mujer no se le permite
Eso se llama insinuación
Que por tiempos muy antiguos
ese es paso de un varón.
Apegada a mis Costumbres
y a mi formación, he tenido que aguantarme.
mientras mi vientre arde,
por tus pasos ya tardíos
con tu hombría relajada
y mi falda ya apurada y mis piernas ya sudadas
por ese varón que jamás llamó.
Oh dios mio que hago yo Por haber sido mujer.
y no poder reaccionar cuando mi cuerpo pide amar
tantos amores yo perdí por no poder decir ,
lo que mi cuerpo en silencio
se atrevió a sentir.
Bendita libertad de expresión
Tiene en esta vida cada varón
Que siente lo quiere
Pide lo que desea
Y vive lo que la vida le brinda
Bendecida vida Para cada varón
Que no tiene que esperar por nadie
para vivir cada pasión que lo consume
por un que dirán ingrato
Que en este momento tan crucial
donde mi cuerpo pide amar.
Me mantiene muda
con el paladar abierto y la boca cerrada.
Costumbres obsoletas
que hoy día yo me opongo
por que mi cuerpo arde sin derecho a ser feliz.
Por un tabú femenino
que a ninguna nos complace
solo es formación de una vida desigual he ingrata.
que beta a la mujer .
Mientras al hombre
Lo deja libre
Esta noche me revelo, me opongo, quiero hablar quiero decir.
me atreví y llame
y esa noche fui feliz.
Bendita llamada al placer.
Sin tabú de sexos.
Viví.

Comentarios sobre este poema