Victoria (R. I. P)

En la cama dormida y sola,
mi amiga, la mujer vencida.
Los ojos cerrados, piensa,
siente el final de su dura vida.
Me enternece su discapacidad,
el querer y no poder hablar bien,
necesitar ayuda e ignorar pedirla.
por no molestar, por no incomodar.
Victoria, tu hermoso nombre, ruego
que todo quede en un triste recuerdo,
que nos veamos fuera de este tiempo,
en paseos de luz, fuerza y sentimiento. .
Juntas, sin prisas, platicando lo deseado.
Victoria, amiga mía, será el último suspiro,
tú con la sonrisa en los labios,
yo con el ferviente anhelo cumplido
de estar contigo y haberte conocido.

(R. I. P)

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
23/01/2017 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema