Se abre el telón

Se abre el telón
ofrezco tres lunas.
Una para hambrientos.
Otra para sedientos.
La tercera y más nueva
para sanar entuertos.

¿Las quieres?
Pídelas y las entrego
una a una,
poco a poco,
lento, muy lento.
Soy el guardián,
fiel carcelero.

Dejo atesorados
en cajón redondeado
los colores del verano,
del invierno,
de la primavera
y del nuevo otoño.
Tonalidades que guardo,
protejo y contemplo
lejos de sus miradas.

Cuando el año gris
se aposente en mi casa
liberaré los colores
poco a poco
que se acaban.
Luz a mi alma,
felicidad en mi cara.

El cuento de la verdad falseada
termina con bella alborada.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
22/10/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema