Boca esperanzada

Boca de fresa en boca esperanzada,
por ti las ganas,
el deseo, las pausas.
Boca de fresa recorriendo la espalda
me das todo
y, te doy nada.

Ocurre que me encuentro cansada
de ver la misma cara aniñada,
amargada e indeseada.
Es porque llueve y no hace frío en casa.
Todo pasa y mantengo las ansias
de una vida mejor que no me atrapa.
Dejemos el dolor
y vayamos al placer de la cama.

Boca de fresa ardiente en mi cara,
las manos se desbocan
por tu pecho y por tu espalda.
Me dices te quiero y hago que lo creo,
los dos sabemos
de lo incierto del pensamiento,
tú eres un sueño pasajero
y yo, soy la ilusión de un momento.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
02/12/2017 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema