malvenido

poema de Ánvora

tú quién eres
tú quién diablos eres
sal de mi jardín, sucio intruso
todo lo que ves a tu alrededor
se cultivó bajo el tiempo
en algún momento estas flores fueron semilla
y antes de tomar ese color verdoso fueron cenizas
y de esas cenizas fuimos surgiendo bajo la sombra de encino
bajo el yugo del dolor
y la rabia
aquí hubo tanto odio y tantas lágrimas
tu cuerpo flotante no pertenece aquí
¿que no lo ves?
asi que largate
vuelve de donde renaciste
sin reclamar espacio
sin decir una sola palabra
lárgate
¡vete ya!

Comentarios sobre este poema