Ella

poema de El Sanguche

No dio bolilla
La eliminé de mi rostro
Aún sigue conectada
En los mensajes traslucidos y arrogantes.

Allí quedaron cuatro líneas
Como todo lo bueno
Lo increíble, lo inexplicable
De repente se olvida.