Pierdo

Pierdo, pierdo más de lo que pierdo cuando pierdo.
Pierdo, pierdo la carne de mis dóciles manos.
Pierdo cuando me levanto tarde y también
pierdo cuando me levanto temprano.

Escribiendo esto perdí el azotador llanto del invierno;
declamando esto extravié por un momento las vocales.
Destilando el alma perdí mis notitas de vos,
buenas noches, buenas noches, buenas noches...

Ayer perdí la taza de café en el cuarto,
también extravié mis incesables dedos por un momento.
¿Dónde se irán los soldaditos de guerra?,
seguramente corretean con las tinieblas en el huerto.

Antes de ayer perdí la llave y el dinero en mi bolsillo,
con asombro noté que descosturado no estaba.
¡Oh San Aurelio!, ¿en qué perderemos el tiempo esta noche?.
Sin asombro seres feéricos alumbraron mi camino a casa.

Hace una semana perdí la luna llena de julio por las fábricas.
Hace un mes perdí el trabajo por retoñar en lunas.
Angustia esquizofrénica, ¡deja dormir a este espíritu agotado!,
por favor, buenas noches, buenas noches.

Hace una década perdí la mirada en realidades mágicas.
Hace diez décadas me perdí en el universo.
Hace veinte minutos me encontré perdido.
Buenas noches, buenas noches, buenas noches.

Comentarios & Opiniones

Sebastian Solana

Estimado Yerko, fue un gusto visitar su espacio
y leer su emotiva obra, donde afloran matices
de la vida y bellas metáforas.
Feliz fin de semana.
Reciba mi respeto.

Critica: 
Yerko Paniagua

Muchas gracias por leerme estimado Sebastian Solana, un gran abrazo y mucho respeto hacia usted también.

Critica: 

Comenta & Vota