El tiempo

Esa oruga paciente y constante,
que por nada jamás se detiene,
sabe que no hay otro universo
distinto al que ella comprende.

Con su paso por paso adelante
el futuro quizás si o no lo sueñe
con los subproductos distintos
que ansiosa devora de este presente

Y ese pasado galante o distante
para nada, ni siquiera lo siente.
Solo son obscuras o claras memorias
para que cada uno para si recuerde.

Sabe que son solo miasmas de restos,
ningún universo donde uno se quede.