Ácidos

Como alabastro,
tu rostro frío,
nos niega el calor
y el agua al río.

Mueren las rosas
dejando espinas,
la tristeza se deshoja
en ácidos de almíbar.

Y mientras yo me alejo,
en la noche fría,
mi dolor se va escondiendo.