PARA UN NIÑO DE CABELLOS HERMOSOS

Acaricio tus cabellos hermosos, vida mía,
me sonríes y te miro con ansias de abrasarte,
tu inocente sonrisa es una dulce melodía
al dormirte en las noches, y también al levantarte.

Tus sedosos y muy finos cabellos ondulados
se parecen a delgados hilos de enredadera
cuyas flores muy extrañas de pétalos dorados
han hecho de mi vida una quimera.

Tus cabellos son rayitos de luz en mi vida,
tus cabellos son de fina textura y filigrana,
han logrado unir tan profundamente a mi vida
y la tuya, para nunca separarse ni tarde ni mañana.

Sólo anhelo que ellos sean, si al cielo yo partiera,
la mortaja que proteja todo mi cuerpo entero,
y si un día resucito, lo que primero quiero
es tocarlos con mis manos, si a la vida yo volviera.