Jaula

poema de Silvia

Existir es poca cosa cuando se arrastra maldad
él arrastraba cadenas de los pies a la cabeza
paradoja de un llanto cuando alguien lo parió
siempre conoció la jaula
aterrado, pelo sucio, flaco, león en pena

León de ojos celestes, comía todas las sobras
desde chicos lo asustaron, lo humillaron sin consuelo

No entendía ni su nombre
las palabras de humanos que escuchaba por las noches cuando su padre rugía
no con palabras santas
con látigo de sangre y llanto, él crecía y moría

Aniquilado, sin fuerzas, tirado hacia el destino
un destino que en la selva podría ser muy distinto

Él buscaba con los ojos alguien que lo ayudara
un día, en un rincón, león se dejó llevar por el fuego de la muerte, que lo vino a buscar

Cuando su espíritu alcanza la deseada libertad
un ángel lo esperaba
le dijo "mira atrás"

León vio en esa jaula un niño de cinco años
que muerto yacía en paz
"ese niño es el pasado
esa jaula, mi prisión
iré a rugir a los cielos
tal ves ahora escuche Dios".

Comentarios sobre este poema