Grillo en el bolsillo

poema de Silvia

Cantan los grillos blancos
energías cristalinas
viento milano los lleva hacia la copa del árbol
sabio y grande como ofrenda
son todas nuestras cabezas

El eucalipto perfuma su timbre de voz en alas
la luna sonríe inquieta porque alumbra toda el alma

Menester de las conciencias, los ángeles ya bostezan
no se quieren despertar
son como peces del mar
que navegan con peligro, por si otro comerá...

Pero los ángeles buscan un grillo poder brindar
cantan los grillos blancos
¿los oyes?
¡ahí están!
Dios consagra la natura, un grillo de libertad
entre grillos y entre alados
todo puede continuar
no importa si no crees en Dios
¡lo importante es tu voz!

Cantan los grillos blancos
en un camino hacía el mar
el abismo de los hombres no se iguala
nunca jamás
porque los grillos cansados se escondieron
por las guerras, avaricias y demencias

Pero si pudiésemos tomar fuerzas cambiar odio por amor
seremos grillos y ángeles
cada uno y su don
y aunque se juzgue mi plato
solo sé, tengo un grillo blanco
este grillo me lo trajo mi madre cuando nací
porque ella era un ángel
que dio la vida por mi

Gracias Dios, por existir
entre los mares que golpean con fuerza
pero siempre seré playa donde el agua descansa plena

Dios ha dado una fortuna
y queda solo en nuestras manos
salvar nuestro tesoro
el primero que hay que salvar es la mente
y mi mente, de toda la podredumbre
que hay que limpiar aún..

Toma un grillo y los guantes
empecemos como ángeles
se ríen siempre de grillos que como yo aman
el trigo se juzga porque lo que vale más es la plata
y el ser mas lindo

¿Pero si hacemos historia?
y sin comparar ni un poco
A Jesus también juzgaron
los clavaron y mataron
porque era un revolucionario
un hombre como muchos grillos
Porque no copiar aquel que murió sin sentido...
¿o murió por la verdad?
en un tiempo que no cambió
y que resulta crueldad
porque no hablar de lo bueno
de los que apreciamos y amamos

Cantan los grillos blancos
despertando a los ángeles
quizás los tiempos son malos
y estas letras son basura
pero mi grillo está aquí, no puedo dejarlo ir
solo deja que cambien las cosas
día a día, hora a hora
porque en lo más sencillo
nunca es igual, despierta ángel dormilón
invítame por la paz.

Comentarios sobre este poema