Npg

poema de Silvestre

Matriz, mi ojos azules. Coagulando el ciber-espacio, granulo de bocas sangrientas. Más tus iris, azules casi verdosas me enloquecen como un gemido de Ventrículo IV.
«Vuelvo, en el orgasmo excitante, en tus sonidos de pereza, en tus oídos de belladona, en tus dos huevos gemelos que descansan cuando tocan el cielo. —( Más la gonadea, la hipertibulancia y el monosílabo, el hiperterrito. Más tu raya, tus eyaculaciones mastodonteas, mi gen y tu óvulo, tus giros y tus giros, en los caminos de los ovarios que llevan tu mandoble hacia occipucios regalados de lluvia que acuna la nave de la tripulación, mis heridas que borbotan ante tus imágenes de radio. Ante tus vozes cantoras que encumbran mi reino y tus vidas que germinan por mi cascada, mi gen necesita tu esperma, más mi óvulo necesita tu canción para adolecer en una flor divina,Chuck, nuestra unión en los campos paganos de los asesinos Vikingos, portando nuestra coraza, matando a todos los enemigos, muriendo en la sangre de nuestra real empuñadura, más tu fémina mujer descansa en tu pecho, más tu felina mujer mortal duerme en tus oropeles, más tu gélida mujer duerme en tus canciones y mis aves mueren mientras le canto mi canción de Valhala a los cuervos...