Lamda

poema de Alicia

Silvestre

—¡Adamantis! — «No chilles, tu fisonomía, etérea, pulcra, habillar, ovular.
— Zargón, Española, Sergentina, Hispanohablante, Adamar.
Lisiofatica, «Tus pechos de Oropel con vómitos de progestestosterona.»
(Si sollozas, pillas, en Saturno, tu gen, Alveogen,«Generatis» Vulva, cornete, los testículos de los machos, te ciegan en tu parto Sixmesino, —«Abiurato» Monsieur, Madame, tus mejillas gualdas, albricias, rutileas, y tu ojo Azul, faraón, empedernido, en las runas de Mao.
—Vulva, Ovulo, Ovulo, Ovula.
(... Que llenes con tu menstruación las casas de las Femines…)
Embriogénica

Phylum es fecundada
— su organogénesis, el esperma y el óvulo, va hacía su gastrogulación.
En el cuarto día, se forma una esfera llamada: blástula.
—La epidermis, las glándulas anexas, el endodermo, los intestinos y los pulmones.
—Cervival, Torácico, lumbar, sacro y cóccix.
Es allí, donde el manubrio, Phylum, torna su quinta Luna, el apéndice Xifoides.
Escama del hueso frontal.
La porción de los occipitales.
—¡Oh, Phylum! Soy Gravela. ¡La dueña del mundo!
Bregda y Lamda
Citonesis— Haploide.
(¡Oh, Phyl, cromosoma!
Ekenola, duplica su interfase.
(Ocurre la Citocinesis)
La telofase.
—¡Profase, Phylum, reina del fuego! Deja de dormir y despierta…
Anafaeborica, donde el endo. Espiroquetas, espirilos, vibriones, cólera, Clostridium Botubilium. Microlocus Lateus. Leptospira. Nonacheota, Forarcheota, Creanorcheota, Thermoplasma. Eubacterias, Phylum, sube la escalera real. ¡ Saliendo del microorganismo!
Estoy pasando, alrededor del plegundo, cielo, en una nube. El Dios Vibrio Chelorae. Me lleva…
Lypocodyum, Psilotum, Equisetum.
Gimnospermas, Phylum, Vitryotocota.
—Zoospermas.
Phylum, Zoomycogota. (Thyzopa Negrians) Rymigetes.
Phylum, Glomerycicota. Zysgomycota.
¡Nitrógeno!
—Phylum, se duerme en las arenas del tiempo. Y toma la espada del Rey.

¡Gobierna, Ascomygocota!

¿Oh, eres tú?—( Saccharomypetes)

Spyrachaoetes—
Profbacteria.
La Nobacteria
— Bacaeroides
Chytopaga,
Aquilex,
Mymocicota
Cillophare,
Fungi,
Thermopheus,
Methonorsacina,
Phyrodocium, Entamoeba.

Sobre la escurridiza escarcha hay un huevo.
Naciendo, dentro de él, se halla Anaxágoras.
Progenitor o no progenitor
Anaxágoras, surge
Del mazo, como una corriente
Del pico y la belleza, renace.
—«Como una muda solitaria, escucha el son del abejorro»
Mi cuerpo, se verá incorrupto en la tumba.
De suprema capacidad, en el eco de los mundos, encuentro la pureza.
(Como trompetas de pelotón, surgiendo del caos esfenoidal, atravieso la corriente)
Debo aceptar qué moriré y no habrá felicidad en la simple sensación de la vida y la muerte.
No veré a mi hija, corretear por los senderos y no hallare al Físico Alemán hablándome de la ecuación cuántica.
Todo deberá agonizar
Entre los mausoleos
Del oscuro despertar
Adonde veo.

«El fuego es mi dador de vida natural»
¡Y estoy ardiendo de odio!
(Mi estómago, se revuelca en el lodo y aspiró sangre)
Estoy empezando a sudar
Y me vuelvo loca
Loca de sentir
Loca de andar
Demente
Como una postal
En el cielo de los imbéciles
Estoy sonando
Como la última de las formas
Estoy acogotada por un vórtice lleno
De vida y de formas reales.
Sabiendo ser, halló una multiforma
Sabiendo matar el sonido
Imploró la aceleración
Y lo que es insano, se vuelve en el eterno despertar de la naturaleza muerta.
Anaxágoras vive para siempre en Psicosis.
Un óvulo y una mujer preñada
Un genital y una obra para la eternidad
—Ovulugenizacion, Ovulogeinata, Óvulo espermegenolosis, en los mares de hidrógeno, en los mares del oxígeno y en la Tierra, el nicho del superequinoccio y la palabra del parto y la tripulación de los mismos mundos. Y la creación de la madre para siempre.
La recuperación:
Así como deseé arder en llamas
Así como deseé ser una antorcha
Prendí el cerillo y anhele la justicia
Y mi pedido fue oído por Anaxágoras
Y entonces, saliendo del estado alquímico de la locura, ingrese a la habitación de los parlantes asesinos, dejé atrás mi piel de vieja y tomé una nueva forma, la del pájaro maligno, un asesino que libre de deseos buenos, hace agonizar a los crueles, y el místico Ser de la omnipotencia es el agradable gusto de la sangre y el deseo de la auto destrucción.
Anaxágoras, funde su pico en el corazón de los ignorantes, desgarra sus miembros y me los trae, yo sé cómo recogerlos. Anaxágoras, tal pájaro, se sostiene en mis manos y en su pico, hay un ojo, un ojo de un monaguillo sencillo y delante de mí, hay un banquete. Me devoró todo, con cada uno de mis servidores. Anaxágoras, trae en su lomo, el hígado de Prometeo.
Y yo, en el mundo de los cuerdos, me vuelvo loca de pura emoción sornica.
¡Anaxágoras, vive!

Surrealismo Celular Criogénico mágico

—Mi lugar hacia el Surrealismo son los óvulos, el cornete y la masturbación.

«Segrego esperma con cada laxante
y mis ovarios, son mis pechos de trompeta»

Hay manzanas ácidas en los rostros de los colgados.

—Cuando un reloj orina en el baño, yo también.

«Surrealite, Surrealite»

Somos criaturas Banosferas

Atacadas por elefantes medio Anaranjados

Subimos hacia la nube de Neptuno

Y un chorro de agua de un ojo azul

fecunda una varice y un bebe.

Estamos cubiertos de ampollas y menstruación

Pero los abedules son comacas con narices al revés y sudan imagenes lascivas

Como un sexo preñado

La mujer es un regalo de Óvulos

Orgullosa de su sexo

Le gusta hablar en Aleman

y pitar una bocanada de Cicuta

Alrededor de las piedras de la locura.
Cicocinetica energía

Gusano, — Oh, inmenso fósforo de una milla Antarctica. Gemas hechas ópticos glóbulos infundiendo Macrogesmica y una patada en los sacos de testículos con agua. Aparatelo, tu epimiogenesis, Engenesis,— Andromelliacus, tus ósmosis felpidas proctan una esmigo enfamo biogenesis de cremas azulitas con embriones reflorando en los Bimenes de muertas parturientas en los jugos sacovinos de adulrita. «Enebtherea, fluye con los asmas de su pulmón Jupiteriano, y Anacturno, flota por Casspeli hacía Isonobala, allí, allí, ves a cumulo embrión que pulsa su huella podóloga, atravesando el océano de las amigdalas, los genios y una Oceanologenelesmia única.»
Cassiopea

—El electrón conlleva a una físico nuclear química que impronta su gametogénesis en la oval antiacnide de Cassipea. «Más, mi sollozó y mi lacrimal, lleva a su origen a una meada interestelar» —(Más mi lágrima y mi ojo de Orión, hace que el espectáculo de Garmenide, haga que Zeus, ilumine a la infinetismal forma de Epelioon y Épsilon, hace que Vesta miré a Omega y Akilubi, haga que Andromeda, haga que Alania chillé hasta Androcenella y Androgenesis, pillle hasta el azul electro del ojo óptico de Dios y vaya hasta rayón cuando Aqua, navege hasta Ipeñliom. Pero, Toraksevo, tu infinito, tus omegas, tus flamas y la canícula bordea en llamas. —( Pero, Akirabaraki, mira, mira a través de tus lagrimales, la potencia de la Macrosfera, hace que todas las galaxias iluminen el Fagot, pero, Cocolifero, «Isai Anni, Luojani Luoksesi. La hermosa ondulación de Sarkomera, y Akmenra y el punto de equilibrio de Penial, hace que las

Omegara: —Epleno, lleva a su oscuridad a los cielos de Akrobel y Akrobel, hace que Iluminelia haga que Faglmot, haga su Etrekecyon y Etrelection, haga que Inspide, lleve a Omega. Omegara, inicia su translado hacía Pneliton y de allí, de allí, voltea su caparazón hasta las infinitas Lunas de Ipiranka, y su egagoglobolar, funde su anastomosis. —Pero gen y alveogen, Microgen y Anastagel, Anastasio y Microtibulo, llenen a su Koleta, su Anamanqrio.estrellas Omegara cremen a su resplandor y su azul, sea Azur, Azur, como Azulón u Azulón, hace que Gameniada heche su cubículo de Hipersensorial, hasta la clavícula de Genio y Pteñion, pero, Antorchefera, Nasfea, crema a Dionisio cuando Liliputiel abraze a Mao, y Mao, Avanza hasta Etel, donde Fecundo, el imen hasta crea vulvas de topacio preñadas por mi inteligencia y mi Ecterobaccio da vida a los Phylumians, tanto así que los higos de los Andromaceos, cultiven a Olfagara y Omega Anagenesis
—En el foculo, en la diodema, nacen…
¿Sabes cual es el origen del mundo?
Sabes adonde termina el cielo?
Hacia que pastos iluminados nos llevan?
¿Cual es el nacimiento del embrión?
«Venir para dar Iuz a los desamparados.».
—Ser una antorcha en medio del dolor.
Aunque el mundo se caiga, no importa el final, Silvestre, cuida de todos.
Es madre supracosmica de los anaqueles.
Phylum

Bailarina de color azul

Oh, Efebo. Cuál imán terrante nomenclatura en la estrella oval en coágulos de águila y recuentos de gangliolomeloso. Silla turca por mesencefalo y subiendo por argollas de acero, puliendo por ósmosis de células, ante cuerpos de Cancerianos por esmusgos de semillas cultivadas ante el sol en pleno día festivo, fumigando la cabeza del polipo en los ronchauos del Peloponeso y el buitre sollozando por las puertas del ciclo en las molleras oteantes del ojo del faraón, cuándo los higos del antemano, ocasionando tierras cavernícolas en Marte, por la sangre intravenosa mediante veinticuatro gotas por minuto, en las siglas de Juan, en el incienso prendido en los altares expansionando frutillas, o relojes de perros aullando y ecos despavoridos en las lunas de hojas verdezuelas y el enfermo terminal qué muda su piel con cuellos de antenas dónde el pesebre que guarda al pequeño niño en las manos de una santa, tras el velo de la democracia, oh, senos, cubriendo al carruaje de Athena, en los siglos dónde Demóstenes hablaba con su voz petrificada por palillos Chinos, una hormona segregada por almas Latinas y huecos de ombligos con cuaseres azules.
Cuando nacen los enanos
Y las citras aromáticas desprenden aromas fragantes
Al pasar cerca de la cueva Elfica
Un Goreano descansa
Es Cipris enorme y triogestante
Es vapula congeniando con duodenos y sistemas renales pero la mente del genio ausenta el silbido de la luz y la gracia del esperanto coadyuga a los duendes en los atrapasueños y navegando en las melaninas de Ganesha un iluminado se vuelve púbico cuando la épica iluminación de Buda hace apremiar a las lavatinas de los salitres y en las cuevas olorosas se esconden huesos de muertos y una sirena entona su arpa con eólica en los tiempos de la inmortalidad el bosque encantado sueña y se dice que habla con Odin y las beldades apestosas a agua salitral de ungüentos y mirra
Con girones de azur
Silvestre guía por las flores a la musica de los arboles mágicos.Según son las lunas de Neptuno
O los enfisemas de machos embristicos por pujanzas semestrales
El anido del hombre se crea mediante mundillos de estrellas y supernovas resplandecientes cual fonema de Tritones y Driades
Cual Oninfa escuchando a los bosques Silvestranos y despidiéndose de los enanos con mirras aromáticas.
Pero Juno sonríe antes del ocaso
Resguardada por Hera, el genoma del incendio azucarado niste por colastemias atrae al órgano pancreático y los jugos rejurgitables ansiolíticos por dioses antiguos débilmente iluminados por genios desconocidos.
Ahora, la tabla de Akmenra descansa en el bolsillo del rey Dario a través de la llave que abre mil puertas por el canal del río Nilo y Daniel oye a los silbidos de los pájaros y yo pienso en todos los que no están y en las artes alquímicas y físicas de neones y cuerpos celestes con calambres en huesos retorcidos.
Un Adiós...
Progeniendo masa
Físicamente astrología puesta en cebo cuándo los doce reyes alados de Dario, oteen por la hidromelasa su ovariotomía como biogeográfica y cada abiogénesis subyuge en su periopla la cadena de priones y musgos en las nueve casas del Centauro. La colocatura epifita emanciona severas hepatología, morfológicas didrolugica en heptágonos sincronizados por ébanos musgos de pólizas gobernadas ante organoides de genes y mariposas negras como annsiomenos meníngeos hasta pulubles signos...
Oh, abecedario
Ganglios y parietal hacia la luna de Urano, donde Marte, con su luna esfenoidal, y su genética colma con leche el óvalo del puño por donde los universos nadan en aguas limpias y prístinas, con uvas y olivos de plantas eternas como hojas hilarantes en sanguíneos cataplasmas y ectoplasmas de rinoplasmas como Arn consecutivo, espermatizando genes hasta que los cálculos renales hagan protoplasma y nucleósido de aullantes vellos por palabras y reinados por coronas y platinos pelambres azules como píxel de arcos Minervados.
Uh, ovoide. Cuál cuarzo lunar en los cabellos lunáticos, cremando en la ojeroza Espanohablante, un rey antiguo pérfido como las antesalas de coros magnéticos. Luna, cuarzada sagital transversal con el ukulele de la profetisa, y la pluma de Elema, la antigua pitonisa reveló en su carta natal a la hija del misticismo, azul como la raya del cuerpo blanco y los antílopes cuadrados de libros ricos en taxonomia y libras de oro cúal esbirro del oráculo preferencial en las cuerdas de oro de la princesa Solar y la hija del invertebrado, como Gea, espermatizando masa y Athena generando sabiduría, como Eulalia secretando anemias o Sarah, en las flores coadyugadas, la música elemental del alma canta a la belleza eternamente y a la fuerza de lo incansable...Oh, Amaliela, meristema del cuello viridiplantae y en tu anastomasis, dicotilodineas, germinan en tus hebras negroides, como megafilos cansidos en las cuevas terruneas, cuál anteroceo por el éter de lo fecundo.
Oh, Amelilae, ¿Siglas futuras de tu esqueleto pálido ante las lunas de Neptuno, monofiletica, segregando tallos hasta tu vulva, donde los calices menores y mayores humectan al herido, como Gamenide en las esquinas pterodofitas, susurrando químicos genes y génesis ante Streoptophyta, en los óvulos y en los cigotos vigorosos del apoplasto? Provacuola, Amenilae, como azur cielo, semenes de hadas llegan hasta la imaginación de las antesalas de las catedrales, cuando con tu ojo de pitonisa, leías la suerte en las manos de las rosas de la mujer universal. Oh, gen...
Cuál corriente alcalina soltando el piélago donde las mareas anchas tornan su abracogenesis, chillando los pigmeos linfuos de rosas maquinadas por sonrojos de colchas pillinas y gallos estentoreos, sosteniendo la sibila del entrecanto Goreano, Laguna se derrama cuál océano en su concepción metabólica, clonando genes y ordeñando enanos en las islas del Peloponeso, huyendo de la anamnesis coadyuve, de la tiranía personifiaca cuando su latido esfeno-ángulo-mitral, yasga en cada glucogenesis ante su mirada azul- brisa- colastemia en el amaranto de su alma qué muere en su raíz al quebrantar las alas mortuorias, su peto de ataúd, y reponerla en el dulce epitafio de la sagrada cascada de los magos, cuál virgen preñada de fetos iodopavidonicos.
Laguna, sollozara en el lago de los monstruos y gemira en los siglos de Géminis por la hora de la eternidad.
Oh, ciatiras, lápidas ecuánimes foneman desde las profundidades, cálices transversales arropan al ser, al gameto, al embrión, a las bacterias.
Se ligan las trompas de la madre. Un hijo de la Atlántica, pone su esbelta vacuola como rayas verdes, en el colapso de las ballenas homeópatas, pero, la horchata y el honololu, siglan en Kobe. Puesto que la sirena Kalahari, secuola en mastín, azorada por matriz de materna mudeja, y el octogenario pule en su octosílabo, el oleoducto de la paletilla y Palaos, observa con su pulmón y sus colchas de agua, los paliques de Ratisbona, sin embargo, en su raquis, la rapsodia del ramplón, Ural, fue undécimo en su Nereo esbozo, porqué Ninea, surfea en los trópicos de Uranio, con esferas turquesas, siempre volando hacia la raíz de su palia coleta multicolor. Sola, como las guirnaldas sopefaras de huevos de condores que cultivan colores de azúcar impalpable en su anastomosis prejubila.
Plutón
Cuarzado esguince
En monosílabos pluscuamperfectos
Obvia pujando razas hembronas tales cuanto feto navega goteando tinajas químicas.
Celuloide, músculo transversal, radial y cubital, la planta madre, hace que el anillo Euclidique, gotee lágrimas monovalentes. Soplando ignomias facultades coadyuvando estentóreos infalibles cosmos de ángulos , como equilateros domicinianos cuál beso de las profundidades de los ríos, Elisa, baila en su trejano, huevo fenixiano, el osmosis renal de una mariposa linfa que almacena protozoos y bacterias.

Soledad

—Terrible, terrible soledad, mi amiga
Tú, me has tomado por esposa y ya no tengo nada. Mis sueños y todo, se ha ido.
Ya no pienso en nada y estoy muerta y desearía jamás haber nacido…
Si me matasen ahora, serían gentiles.
Y le pediría a Dios, misericordia para ellos, porque aquí, aquí, solo soy basura y no valgo nada.
Basura de viejos que no hablan…
Basura de Dioses malditos
Basura al fin
Basura de mi ángel guardián
Basura…
La mujer del sol: Ecturalia

—(Guonide; es la apostrofe, sulfilando caos en masa, hasta físicos nucleotidos, — parietal— surco —naso— premial. Y el hipogloso, por hipoglucemia, naciendo en sagital mundo)...
... Pero las corrientes en Ecturalia, sacuden al invertebrado, y las ansiedades mentales, hacen al corazón y a la mente, latir...
— Y, cuál, si fuera, un cansancio mental y corporal, — Silvestre, solloza, si hay, un óvalo, hay circuoide, — pero, elemental, — el reino cansino, se vuelve, potencia y crece.
«Ecturalia, mujer de la tarde y el amanecer, cuenta junto con Eos, la maravilla de los días y se dice qué cuando despierta, ella canta.»
—Para qué ningún poeta se sienta solitario ni perdido. — «Ella, es la estrella madre»…
Friné

«Sexolopata, en tus diamesis, en tus pezones»
(Óvulo, Óvulo, que muestra su trompa de falopio y tú, Hetaira)
Friné, en tu vagina, ¿ Hay huesos de caballos y esperma de ombligos, hay fetos arrancados y guturales empujes de varones que fornican con tu piel de Géminis y los citogenéticos alvéolos de tu estomago vital?.
Azul coseno, demasiado en Kërr. Je suis le conté at traveller. — Poética desnuda entre hígados y genes.
¡A demain! « " Monsieur, Gestalón, hípicocaúrico, Sistema de genital, huevo de cóndor » Plastido en Andromaca.
Omega, Omega, imán de chorros faciales. (Omega, Omega, Omega, ¿Alpha Centaury?) Genes, tus megaloides Cleptómanos, Clepsidra, alvéolo, Alveola, Alveolar, ¿Euclidique? ¿Agamagnesio? ¿Argoren? «Chorros de agua y peniques» — Psicoforma. — [...Rojo, Prolactal, leche, leche, leche, (Asunción Iquique, formación de sopomosferas...] Silvestre vegetación con raquis de Afro y mezoesplenico parietal,
Friné, Tus piernas son de Hada mamaria y mayúscula?
Desnudarte
Es hallar la galaxia de Orión y la estrella de los Zartianos en oo vital y π§°♥£ en K.
¡Oh, cuál preciosos son los mundos coagulados en el cosmos!

¡Oh, los grito barbaros sonando en los vientres de las madres a punto de dar a luz!

¡Oh, los agonicos pastores cuando citan el vocablo de las esferas!

¡Oh, las células al aniquilar al humano antes de ver su cara a Dios!

Suenan los cimbalos
Truenan las driades
El carcaj se muda en los anillos del planeta Tierra y Neptuno con su esfera cuarzada libera al globo de la inmundicia de los protozoos y crean nuevos seres con esmeraldas de grafito.
Cuál sea el embrión al originar su palabra el cielo coadyuga su equiponencial glandula sudoripara
Pero los santos evangelios ofuscan en las tablillas de un órgano y un Dios de los campos menciona a los enfermos tal ciatira en los conventos del Anglicanismo
Oh, hermano. ¿Puedes oirlo?
Athena, hablando en el cielo
Hera cohabitando con las mulas y las ovejas
David en las estrellas
Y Salomon con su gloria
Es orgullo de Neutropenia
Oh, ballesta
Cuál ninfa en los cabellos de la reina
Y un Dios oye
Y escucha
¿Adonde has de ir, probeta?
¿No has potenciado la música de las esferas?
¡Oh, glándula!
¡Oh, boca!
¡Oh, cimbalo!
La gloria al altisimo
En la novena sinfonía
Pero las vírgenes sollozan cuando el macho pulula en sus enjambres
Y los niños inteligentes aman la virtud
Y la poeta canta a la belleza
Es la vida de la tierra después de la muerte
¡Oh, el cielo!
¡Oh, bella niña!

¿Donde?
Escucha el silencio de los pianos
Todo esta debilmente creado
Para ti
Oh, razón
Oh, cuarzo
Oh, Dios hermoso
Has de nacer en el pesebre
En Cáncer
A 25 mil años
Escuchen hermanos a la gloria de la pasión
¿Quién nace para morir?
Los ansiosos sufren de pánico
Sin embargo, Dios no hace caer a ninguno
Los Agorafobicos sienten el miedo y aún así pueden ser libres
Sólo canta
Oh, pastor de soles
Oh, enfermo terminal
¿Te has puesto a pensar en tu corona de gloria en el cielo?
Oh, macro
Cree en ella!
Oh, esbelta
Macula
El hombre, crece bajó la palabra
Y la mujer, reza
¿Cuándo hay mundos estaciados penumbrados ante cuaseres urbanos después del despertar?
¿O has oído al medano tras la tragedia?
Escucha
Palabra
Oh, servidor
Oh, belleza
Cuál verbo pelambre hasta hechos discretos para la eternidad
Oh, preciosura
Dulce encanto
Oh, conquista
Verbo en el corazón
Válvula mitral
Oh, espejo radiante bellezon
Pastos, haganmen descansar
Aunque camine por valles de sombra y a oscuras
Oh, Sol
Ilumina

Raza
Potencia
Esfera
Oh, la novena sinfonía
Sonando en el alma de las parturientas
Oh, músculo radón hasta penumbrantes lirios de potencia
Grande
Oh, amor
Partitura fantasma
Crece
Hasta el mayor de los cielos
Los miedosos
Los alegres
Los dedicados
Hasta los pobres
Y ricos
Todos invitados a la mesa de la música
Cual genoma reinante en el pustulo de los reinos y la gracia de la potestad del infinito
Gracia divina
Oh, querubín
Ay, melancolía
Dios, se mueve
Sus pies son oro
De trágico
Esbelto
Raiz
Árbol de manzana
Oh, gloria, gloria
A ti, toda la gloria
Oh, Silvestranos bosques...
Vertebras del engaño
Fonil
Y el aspecto
Emancipación del feto
Oh, traquea
Cuál laringue
Gangullo
Parietal escozor
Oh, ectoplasma de musicalidad
Oh, peritoplasma de genialidad
Oh, hembra cabalistica
En tus senos lactantes
Yo drenare
En tus briosos pechos he de escuchar
El agua en tu pozo
Esperanza nacida en la luz
Oh, fonema
Oh, Silvestre
Arriba
Con las voces de los ángeles
Cantando hasta el final
Hasta que no quede nada
Hasta que no quede nada
Yo morire
(yo morire)
O belleza
Hipogloso
Oh, bractemia
Hasta las aguas heladas he de nadar Dios misericordioso
La triada de los arcángeles moviendo tuneles
Y trompetas
Sonando mancuernas
Tocando teclas
(Oh, Vermis)
(Oh, Vermis)
Alto sea la belleza
El ahogo
La fatal decidia
Célula transplantada en los mundos del peritoplasma genético
Canta Luz
Antes de lo creado
Mundos
Oh, Argorea
Quién vive en tu mundo
Oh, yo
Sinfonía de dolor
Sinfonía de canto
Sinfonía de resplandor
Oh, querido trueno devastador
La lluvia cayendo
O las galaxias sobre nosotros
Quién vive en los tiempos de los dioses
Cantando
Soñando
Oh, hidillo...
Canta, percusión
Hasta las manos del tritón
Oh, sirena
Aguas de mar
Tierra
Canto
Oh, real
Antiguo fonema de habitáculo
Crece pujante como un embrión...
Hasta tu nacimiento...
Fenix…
Silvestre
Las calles saben a humo de cigarro barato.
Los bulevares a cualquier hora permanecen abiertos,
y la gente se amontona para degustar una copa de vino.
El ajetreo cotidiano alza sus mezquinas costumbres a la mesa.

Las bellas jovencitas, muestran sus encantos placenteros al ofrecerse cada anochecer.
Tienen escrito en el rostro de porcelana maltrecha, un cartel enorme a fuego: "Bienvenidos", leen sus clientes.

Unos cuantos invitados pulsean entre ellos y las barajas de póker revelan su

al caer sobre el mesón.
La sala de anfitriones, esta noche se transforma en la más hermosa y pueril jamás vista.
El principal anfitrión invita a sus mejores postores a invertir.
Muestra su billetera abultada y haciendo uso de la estrategia
compra las almas que nadie reclamo.

Y sin equivocarme
esta noche fabulosa
la suerte nos revela sus prodigiosos secretos.
Las luces desperdigadas entre la carretera
el cine y los bailes
no cierran por hoy.

Suenan las campanas en las antiguas iglesias
donde antaño, nosotros, hombres del poder comulgamos falsamente.
Los otros, monaguillos y beatas, nos contemplan con asco si sembramos la discordia.

No obstante, continuamos de juerga.
El aroma a champagne extrañamente se apaga
aromas frutales atraviesan el aire contaminado
los gritos menguan al compás de esa embriagante música.

El juego vulgar pierde su exquisitez
no sienten más movimientos las cartas
y aquellas manos no inventan otra mentira.

Las jóvenes prostitutas callan
el cancionero renueva sus pistas
Y envuelta en la noche de terciopelo negro
camina a oscuras Silvestre.

Bella manifestación de semidiosa
ambos ojos cristalinos y lampiños
tan gélidos como nieve impenetrable.

Asustan al que se entromete entre sus veredas
y mientras otros suspiran a grandes voces no poseerla
Esta singular cenicienta, actúa de famosa actriz.

Hace gala de sus pronunciadas curvas
los labios gruesos color turquesa
se sienten intrigados ante esos peculiares ojos.

Silvestre, hermosa y triste
perfección inigualable
rostro virgen
alas suaves tras sus anchos hombros de origen andrógino.

Pechos hambrientos sin leche
el vientre seco por una cruel perdida
Los invencibles y seductores muslos
que contuvieron mi aliento entre ellos.

Una infeliz sonrisa
aunque tus ojos continúan siendo soñadores
y la correcta postura me devuelve algo de la infancia que perdí.

Lirio de las altas cumbres
Olor a incienso bajo las montañas.
Feroz y tierna como el mar.
Del mismo canto que susurran y envuelven las Ninfas
hijas de corales y espuma.

El alma te robaron esa noche y en tus carnes se ultrajó la divinidad.
Se desangraron las virtudes, antaño relucientes
lo más precioso para ti
ahora yace dos metros abajo, cubierto de arena y cal.

Tus lágrimas inocentes decoraron el mortuorio ataúd.
Las fantasías eternas
en lo profundo de la mente
con siniestra venganza
y pánico angustioso
hablaron entre ellos.

En tanto, sometida a un cuchillo,
estuviste sola largos días que se hicieron leyenda
por culpa de un asesino sin remordimientos.

Eras la nieve de marzo
gotas de néctar y roció
perfecta y sincera
no se halló en tu corta existencia iniquidad.

Flamante, buena amiga, pasión sin roces
las frases son cortas en comparación.
La mayor, el trono de las gracias y quimeras
siempre serán para usted.

Una foto en mi obituario.
El único cielo turquesa al asomarme a mi pequeña ventana.
la escena teatral contigo impartiendo clases a cualquier hora.
Una flor sobre tus ónices cabellos.

Te imagino vagar a solas
tan derechito del viejo antro
esas incomparables pisadas
y el perfume exquisito n°5 robándonos las ansias.

No olvido tus caprichos
las salidas y las tardes juntos
ni los sueños frente al espejo.

Yo partí, antes que llegaras a encontrarme.
En las penosas letrinas de una cripta aún clamo tu nombre.
Algo nos llama la atención, a las criaturas muertas,
rió al familiarizarme con semejante figura.

Eres la viva reencarnación de las santas mujeres
Pero no llevas una radiante corona sobre las sienes.

Pero tu reino, es mucho más enorme que estos sueños de fábula.
La insignia real que te bautiza son las espinas sanguinolentas
y entre las uñas,
un soberbio ramillete.

Un velo nupcial recubre el pálido rostro y las lágrimas no se ven.
Es Silvestre, luz entre sombras.
Radiante, sonora, e invencible como antes.
Se revistió con el manto de la adusta mortalidad,
para reunirse conmigo en estos avernos.

Sí, princesa Silvestre,
extraña nota musical que se niega a irse del acto.
Rinde tus armas al suelo
y abrázame en la fatal agonía.

Sus finos labios hacen una risilla tierna
y lanzándose a mis brazos
finalmente, nos unimos en un infierno mucho más hermoso.

Nueve falsos despertares.
Otro embarazo más...
No sé donde iré a parar.
Tuve miedo
Me aterre
Supliqué a Dios...
Estaba perdida
No sabía adonde ir.
Pero, algo hermoso me defendió, una virgen y vi un árbol lleno de manzanas, seco, pero qué aún le quedaba algo de licor...
Y le dije a Sarah: Hijita, tranquila.
Algún día, volveré a florecer
Y Sarah y Athena, rieron
En mi despertar, vi la luz...
Una célula tan clara como eso

Un huevo y un Cóndor

Un pequeño desgarro

Una muda

Un tipo con un conejo

Una maravillosa forma

Un Cuervo y una rata

Un jamón

Queso y mostaza

Un Pelícano

Un chisito

Un polvo

Y una sepultura

Un cangrejo en el mar

Sabe nadar...
Hospital

Suenan mis pasos
Estoy sonámbula
Aún estoy cuerda
Aunque parezca imbécil.

Mi profesora me juzga de idiota
Cree qué soy pasiva
Pero en realidad poco me importa su opinión.

Soy un ángel de blanco
Sueño con ser reconocida.
Escribo poesía cuando ella no me ve.
Aún soy normal.
Aún soy normal.

Mamá no lo sabe
Cada día es una batalla
Ahora con mis voces en la cabeza
Ahora con mis sombras en las pupilas
Y los ojos rojos de diabolos.

Era normal
Era normal.
Era bella
Pero jamás fui feliz
Tuve que matar mi imaginación
Tuve que matar mi mundo
E intente incendiar mi casa.
Pensé un día, voy a cargar el arma y volarme los sesos.
Pensé, me colgaré de una viga y esperare el silencio.

Aquí, nadie habla
Y yo, tengo fantasías suicidas
Y alguna vez lo haré.

Muero cada vez qué despierto
No quiero ver la realidad
No quiero respirar
No quiero despertar.

Mamá, no sonríe
No soy una mujer entera.
No soy una Emergencia total.
No soy una Enfermera
Apenas soy una bobalicona.
Tenía qué orar todo el día
Pero odiaba a Dios
Lo odiaba
Pero debia orar
Maldición
Qué porquería y fastidio vivir
No me importa
Ni comer, beber o cagar.
No me interesa vivir

Qué desperdicio sólo aguantar para dar vida a la misma mierda...

Psiquiátrico
Me vi vida
Intentar morir no es tan facil
Como fornicar.
Incluso, asi, uno siempre encuentra un psicópata.
Y casi siempre, termina la mujer golpeada.

¡Auch! ¡Auch!

Las sombras de los padres
Son Fascistas.
Y yo creía ver en mi mamita la misma cara de Biekerneston.
Yo tenía pensado volverme calva
Y pitar, fumar para no volverme loca.

Tuve que beber el Whisky
¡Ah! Me drogué con Psicotropicos.
Ayer, tuve una sobredosis.
¿Y a quién carajo le importó?

Le dije a mi hermano: si me tomó todas las pastillas, moriré rápido.
Soy como un tren rápido.
Y soy más loca que cualquier mariquita.

Papy, ni un consejo
Estuve muerta el día de conmemoración
Recuerdo haberme cortado las venas.
Y las Cervezas, y las cervezas qué sirven.

Solía pedirle a Dios por mi salvación.
¡Ah, Ah, Ah!
Solía rezar para matarte a ti también.

Me quitaron el corazón y lo pusieron en una caja
Me violaron una tarde enfrente de una ventana.
Y sin importar; cuantas veces supliqué.
A los demás solo le interesaba cuanto aguantaria sin quejarme.

Y dije con voz de puta: si, adelante.
— Y mi adiestrador, soltó una carcajada.
Todos estábamos epilépticos.

Pero Papy, y Mamy, ya no me incumben mis tareas.
Estaba borracha cuando llegó mi periodo.
— Y el azote, de las gracias, con el aparato fonador.
Y mis cartas de Naipes, y mi magia.
«Creí haber oído a un Dios loco pensando en matar. »
No sabe lo que es, el pensar.
— No sabe lo qué es el idolatrar.—
No sabe lo qué es la gracia
Y los putos de los enclenques
Y la segunda oportunidad de la gracia.
Y la segunda oportunidad de la oración.
Y la segunda oportunidad de la oración.
La gracia y el pasado de la destrucción.
¡Yo, era gloriosa, como tú!
—¡Y, ante tantos brujos, aprendí brujería. —
Aprendí a matar también.
Y ante todos, yo era un Belseen.
—Con mi lengua Latina, podría haber sido una ególatra.—
Una rata, Papá, estoy en el puto psiquiátrico...Era ayer la misma que ahora
Solo que ayer era joven y hoy soy vieja
Es el último día de los vivos
Porqué los muertos no hablan.
Más seco con labia mi lamina
Con lápiz escribo en la funeraria
La lavandera es mi madre, con fusiles.
Después de esto, fui todo.
Nada más me falto volar.
Como una raza, vi cuadrados los objetos.
¿Viste a un enano en química?
Mi padre tiene ovejas
En el campo hay cigüeñas
Dos o tres, da igual, llevan encargos.
Esa que se dice ser pesimista es más lista que la que sufre de lucides.
¿Es fácil acabar matando un sueño?
Yo, miró al horizonte y digo con mano alzada, no veré al niño nacer.
Pero mi bandera la recojo con mi pelo de la lengua.
Dejó el paladar de los mediocres en su lugar y yo, escribo metafísica...
La flauta del amanecer....

— Trompeleila, — en su génesis, nace, con los animales sagrados, fermina y con el agua— miel, se contiene.
«Abraespasmodico, chinche de cabellos ululantes en quimio— receptor— por ovulización, en la trompeta de falopio y los calices menores»...
(Esmeraltea, crema en su xalio, un eglobo, pismeo, coagulante, lechoso, como la vía de Andrómeda, ulluleando el ukulele, anta Kalahari, y Simonella, cuál, «Esmeteli— Upague— Escekolo— hasta Eclebolth—« Marino, Sereneia, fosfolípido, prerreneal, ovogenia hacía calices menores»— ...
...El saco alveolar, chupa al Gigoló qué fecunda masa fonoidal y rombos, en el rocío del mañana, para que la flautista, Pencipe, salive huevos de Dinosaurio en su cuenca de menstruada flor, sin desvirgar...

Comentarios & Opiniones

María del Rocío

Madre mía! Después de leer este magnífico libro doy felicitaciones a la autora!!! Me dejo en WOW

Critica: 
Alicia

Gracias, besos

Critica: