Eli y Jonah

poema de Silvestre

Eli, que palabra sagrada, tú y tus inventos de Mercurio, de mantecas para alimentar a los pobres y la maquina de cumplir deseos a Lucy.
Eli, mi hermosa niña, ya madura, ya hecha una mujer
Nacida de mi de mis sueños de ser mamá
Jonah, ah, jonah, policía, es tu cargo y esa es tu misión salvar a los que se están muriendo en las calles
Orar por los perdidos y en tu tiempo libre ser veterinaria y atender gratis a los animalitos.
Son ricas y eso, no les importa
Jamas negaron el pan
Ni el vino
Por eso digo
Eli, Diux notoros
Dios siempre estuvo con nosotros...

Comentarios & Opiniones

Xio

Que precioso decir, Eli y Jonah,personas muy importantes en tu vida por los que se aprecia en tus letras, un placer Silvestre, abrazos, linda tarde.

Critica: