Batalla

poema de Silvestre

El canto de iniciación llega con la sangre
«Nadie habla»
La capitana de las mujeres Silvestranas avanza, esta en silencio, su lanza es muy grande, pero su enemigo aun esta lejos
Y necesita mirar bien
El yelmo es pesado
La armadura es tenaz y grande
su espada le pesa
Su mascara, la envuelve
Pero jamas retrocede
La mujer Silvestrana, esta sola en el campo, sin hombres, solo la sangre de mujer y todas saben pelear, ninguna es analfabeta en tal maestria.
Arco y flecha, lo mas cercano a la victoria.
Cuchillos, directo al pecho
Katanas, espadas arabes, todas a la cabeza, lo suficiente para quedar sobre el enemigo varon sin detenerse...