Arche

poema de Silvestre

Depresivo

La creación del mundo

¡Ah, ¿Se oyen?
¿Qué?
¿No lo oyes serafín? Es la Tierra.
¿Y de qué está hecha esa gran masa?
¡Ah, torpe! Sólo el que es Luz, puede verla.
¿Cuanta luz, haría falta?
_10.0000 voltios y una ecuación correcta.
¿Y cuando será descubierta? — el ángel bate sus alas.
¡Únicamente cuando Silvestre, resurga del caos de la nada!
¡De la oscuridad, que surja la luz!
(Los serafines empiezan a entonar música)...
Solo, solo, Silvestre...está
Está, está, en un mundo...
Iluminado es...
¿Cuantas galaxias creará?
¡Oh! ¿Cuantos universos?
¡Alabemos a su mente!
¡Que crece!
¿Crece?
Se hace inmortal
Como un terrible dolor
Parto de Athena
¡Ah, un buen Dios, la engrandecio para que contará las historias de todos los mundos!
Pues, que vuele
¿Vuele?
¿Adónde?
¿Adonde sea?
¿Que sea su vestimenta pura?
Está construida con los pedazos de su memoria
¡Ahora, magia hara! ¡Lo oyes, Alegre! Silvestre es tu protegida. ¿Eres un ángel? ¡Has un buen trabajo! ¡Todos ustedes, Asnos! ¡Trabajen, su mundo debe hacerse y estamos atrasados demasiado!
¿Sera santa?
¿Será pura?
¿Será?
Sólo ella
Lujuria y fantasía
Nosotros, sus sirvientes...
¡ Que se haga de ella, un mundo inmenso y total!
La gitana de las flores...

Uranologoleitele

Planetelense deuterio
Fosfolípido cuál oruga telúrica
Susfilatando la núcleogénesis
Al atravesar la magnetosfera, el cubículo hiperradial ulula célula en su polietileno. Círculos jovianos desde el cero absoluto por isotopos de Tilius-Bade y nucleones de desintegración beta, en alpha mayor, omega menor, Jotta y Ceres, hasta Psie, hijo intermedio, epsielon, masa física y Koppa, Vestal hasta la mariposa Siegma, que infusiona la gametonuclear hidrostática por el carbono y el cigoto del pescuezo lunar hasta el ombligo azul, que frigue a Urano, cegando las jotas pugnibles, anterozoo por emblema sagital y poemas orejudos por membranas plasmáticas del aparato reproductor, llevando génesis al ovariolomia y a su parto natural.

Silvestre

Antófila, cuál estambre en ponigono secremas febáceas, organizando guinnéridas. Silvestre, gástrica y cólica, efervente como musgo de tallo zingiberáceo. Polenizando flores y capullos Ninfeaceos, como Gunneridas en la raíz, del concavo y ranuculales como carpelos y magnoliaceas, sollozando por cataplasmas Griegos, ante Argoreanos de un milenio treinteno cigotando ovarios, y cigotos verticileos, tú, lilium, entre espinas, proteleales, sépalo de cactacea, sulfilando tu corazón de diafragmática y esternón como clavícula en la pusilanime holganza del cliverio en la gonada del hongo, sonando hepatos hirvientes por mayúsculas intinerantes ante higos de cuevas por almas reinantes de porlamar en aguas mitrales y ojos azules como etéreo fecundo. ¡Oh, cuaser, Azul!

El mensaje de Aplaura, equinoccio molar, rocolas piedras, trotando por su cuello, azul topacio, reverdeciendo su linea alcanflor, guarizando si el crepúsculo lunar, hoja limeal por capullos minúsculos, azuloides por hadas y sombras vírgenes, hechas por aploides y garbanzos pelliscados ante lúnulas eléctricas, como maquinaria solar por parto sismesino, a la hora del tallo bractéola raízes por omastologia y biogenesos obesos por almas alfabéticas.
Cuyo nombre Almaura, susurrando Vestal corona de crinches, genes y esperma, planetas sobre colmenas azulesitas por turquesas perlas adoradas, broncineas, oh, espaldar moreno, ojos semiploides, ante elevados reumas de olacenas reinantes por higos de verde-pulsor-vegetal.

Los enamorados
Plutón
Cuarzado esguince
En monosílabos pluscuamperfectos
Obvia pujando razas hembronas tales cuanto feto navega goteando tinajas químicas.
Celuloide, músculo transversal, radial y cubital, la planta madre, hace que el anillo Euclidique, gotee lágrimas monovalentes. Soplando ignomias facultades coadyuvando estentóreos infalibles cosmos de ángulos romboides, como equilateros domicinianos cuál beso de las profundidades de los ríos, Elisa, baila en su trejano, huevo fenixiano, el osmosis renal de una mariposa linfa que almacena protozoos y bacterias.

Sirena

¡Oh, ciatiras, lápidas ecuánimes foneman desde las profundidades, cálices transversales arropan al ser, al gameto, al embrión, a las bacterias!
Se ligan las trompas de la madre. Un hijo de la Atlántica, pone su esbelta vacuola como rayas verdes, en el colapso de las ballenas homeópatas, pero, la horchata y el honololu, siglan en Kobe. Puesto que la sirena Kalahari, secuola en mastín, azorada por matriz de materna mudeja, y el octogenario pule en su octosílabo, el oleoducto de la paletilla y Palaos, observa con su pulmón y sus colchas de agua, los paliques de Ratisbona, sin embargo, en su raquis, la rapsodia del ramplón, Ural, fue undécimo en su Nereo esbozo, porqué Ninea, surfea en los trópicos de Uranio, con esferas turquesas, siempre volando hacia la raíz de su palia coleta multicolor. Sola, como las guirnaldas sopefaras de huevos de condores que cultivan colores de azúcar impalpable en su anastomosis prejubila.

¡Oh, Amaliela, meristema del cuello viridiplantae y en tu anastomasis, dicotilodineas, germinan en tus hebras negroides, como megafilos cansidos en las cuevas terruneas, cuál anteroceo por el éter de lo fecundo!
«¡Oh, Amelilae! ¿Siglas futuras de tu esqueleto pálido ante las lunas de Neptuno, monofiletica, segregando tallos hasta tu vulva, donde los calices menores y mayores humectan al herido, como Gamenide en las esquinas pterodofitas, susurrando químicos genes y génesis ante Streoptophyta, en los óvulos y en los cigotos vigorosos del apoplasto?» — Provacuola, Amenilae, como azur cielo, semenes de hadas llegan hasta la imaginación de las antesalas de las catedrales, cuando con tu ojo de pitonisa, leías la suerte en las manos de las rosas de la mujer universal. «¡Oh, gen!»

La noche y el día. Fantasmic. Sigue la estrella..

¡Uh, ovoide! —Cuál cuarzo lunar en los cabellos lunáticos, cremando en la ojeroza Espanohablante, un rey antiguo pérfido como las antesalas de coros magnéticos. Luna, cuarzada sagital transversal con el ukulele de la profetisa, y la pluma de Elema, la antigua pitonisa reveló en su carta natal a la hija del misticismo, azul como la raya del cuerpo blanco y los antílopes cuadrados de libros ricos en taxonomia y libras de oro cúal esbirro del oráculo preferencial en las cuerdas de oro de la princesa Solar y la hija del invertebrado, como Gea, espermatizando masa y Athena generando sabiduría, como Eulalia secretando anemias o Sarah, en las flores coadyugadas, la música elemental del alma canta a la belleza eternamente y a la fuerza de lo incansable...

A mis ideas

Progeniendo masa
Físicamente astrología puesta en cebo cuándo los doce reyes alados de Dario, oteen por la hidromelasa su ovariotomía como biogeográfica y cada abiogénesis subyuge en su periopla la cadena de priones y musgos en las nueve casas del Centauro. La colocatura epifita emanciona severas hepatología, morfológicas didrolugica en heptágonos sincronizados por ébanos musgos de pólizas gobernadas ante organoides de genes y mariposas negras como annsiomenos meníngeos hasta pulubles signos...

La creación de la tierra

«Estamos en el espermatozoide, por la válvula mitral y el sufrago cromosómico» —Es la gametogénesis y los cálices menores y de cuclillas, la hialorunidasa y sollozando en la vulva, Gea, la madre tierra, duerme. — (Ante su epigenética, el ovocito, subyace cuál luteinizante, lactando pechos por micras y plantas anterozoides, —pero la grulla del epitelio organiza el cromosoma tal que la cara trifásica sea soló menguante y la espermiogenesis, se infracte en la epigenética para que al nacer Gea, en el mundo de la trompa de falopio, sus caderas anchas, —que guardan al esperma de los machos y hembras para susurrar en los ojos de las bocas palatinas sus ensemas en la mollera de la piamadre, y los retículos de los árboles pigmentados por capullos de almendros y haploide ovariotomía de su nariz en las flores del órgano, cubrirá a la mesosfera con sus hiedras embarazadas por rayos xantricos y colmenas de cejas anchisimas así, «el hijo de la primavera, polinizara al gen con su diámetro oval»)

¡Oh, las mancuernas vegetales naciendo miles de embriones!— El parto óvulo-genital. Ante las Driades , la hechicera colmena su latido en posición efímera, prístina su concepción metabólica, su ovariotomía calixtea la obrogénesis, el llanto espermático del útero, bombea chorros de luz espermatozoidiaca. Sus alas Platences coagulan su armadura hilliaca, el cayado embranoso puja hasta qué el macho exploré en su miogénesis la sigla órganoplasmática y en los cielos Azurcones se pulula albarquetipo Cretense de Joshepine...
Y un planeta caníbal yace en las colchas bíblicas de peldaños marismaticos llevando en su regazo, a las esferas Nistes cobaltosas y reencarnecidas por óvalos florales como capullos de chinches celestinas.
Cuál rayo sagital, un manojo pigmeo secretado por testículos de semejanza, coacciona en la estrella de los animales prehistóricos un ojo verde, efeboide. La madre naturaleza, Gea, se manifiesta ante una almilla cubierta por fosfatos alcalinogenaza dónde cree entre llamas póstumas y recreos renales por luces esféricas en sus plantas carnívoras que cuelgan en su occipucio un monosílabo que tañe como hembra la tralla decagonal parturienta y menstruada por cuáles sus hijos, moviéndose como libélulas, chillan ante el soplo invernal de Elema.
¡Oh, pero senos lactantes! —Tu brioso punzón esboza sacarosa como tubérculos blancos y células pálidas para que el feto no se sienta muerto, y las aguas limpias del Seol, emocionen al hombre al rescatar al embrión del saco alveolar y yuxtaponerlo en su enervación con sus muñecas radiales subiendo su hipertrofia hasta la cabeza donde los genes y las neuronas armen en su hipotálamo un degrade hermoso por sangre de Isolda y reyes de puntos Astrolopitecus...

¿Y el continuo espacio temporal?
La velocidad y la forma de la gravedad, parecen ser iguales. ¿Pero si hay una interacción, entre el mecanismo de la interacciones, la gravedad, la luz, la materia oscura y la filtración de las parálisis de las curvas de la iluminación, creacen formas distorcionadas, creando a si mismo, una alteración de las materias y las matemáticas curvaran, y aplanaran, pero si la forma de la impulsión seria a través de agujeros negros invisibles que generan una deforme vista de la obtención de la energía y la coacción de la capacidad del organismo humano, haciendo que la sinapsis, del humano obraran erroneamente, porque la aceleración del sol en cada uno, depende de la forma de la interpretación de la velocidad a través de la ansiedad que regula la forma del tiempo— espacio— norma de real y equivoca, de la forma.
(Pero, la ecuación matemática, engloba una superintencion que almacena la general forma de los mundos que soluciona la X, potencial, suspendiendo la forma de la Luz, formando la equiponencial del E=V/√2 :(P_M)
[... Ahora, la fórmula de la razón, abstiene a la ansiedad en un punto neutro que detiene la sinapsis nerviosa, del cero negativo qué formula en su glándula, una creación macroinfinita, sosteniendo el infinito de la puntuación elevada por la potencia de la general aurora de los nacimientos de cada infinitamente cielo, sostenido por su fuerza de choque hidroeléctrico, ya que el cosmos está formado por el agua cristalizada en el cosmos que da vida a los microorganismos halógenos, que viajan alrededor de los cometas, suspendiendo su equinoccis, en una órbita circular, a medida, los pensamientos transladen su forma de ver la relatividad, el tiempo será diferente para cada uno, pero se unirá, cuando nos detengamos a ver la relatividad detenidos en un sólo punto. Y aún, así, nuestras mentes, viajaran a 60.000 mil de pensares, crearan masa energética negativa, formando vida aérea y anabólica. Causando una fuerza de electromagnetismo, haciendo que las espirales, drenen Luz, aire, fuego, tierra y materiales espironomicos, que darán vida a los miembros de los mecánicos Hidrógenos, formados por esferas de aire en combustión que le darán forma al éter.

Somos una masa
Con equivalencia propia
Perfecta en nuestro nacimiento
¿Quién albergo a tantas galaxias?

Has de ver las estrellas
Nacer es ya morir
¡Ve!
La poesía...
¿Qué masa, qué progenie, qué fecundo somos en el mundo? Viaja a la espiral Angina y vuela!
¡Te traeré de vuelta!
Somos únicos
El Adn se convierte en materia
Materia para descomponerse
Porque nacimos del polvo.
Pero había primates
Nacimos sufriendo
Pero vivimos para nacer
Nuestras moléculas se hacen totales
¿Hemos nacido sabiendo que otros tantos murieron? — El espermatozoide ganador fuimos nosotros, habiendo vencido a todos los demás, nosotros sobrevivimos desde el principio, sabiendo que debemos gritar por las voces de los infantes no nacidos, que pudieron haber tenido una oportunidad, sin embargo; nuestra cadena de ADN, ganó sobre todas las demás...Haciéndonos únicos e irrepetibles. Jamás habrá otro como tú o yo, jamás otra mente, jamás otros sueños...Nacimos para triunfar en un mundo de políticas equivocadas, nuestro intelecto, es superior cada día, al respirar y al atreverte a nacer, abriendo los ojos, para ver la vida. Humano... Sólo humano... Pero hecho en cada átomo de amor...
Somos una raza biológica creada por la inmensidad del océano boreal de los astros.
Subiendo hasta lo indecible
Volvemos para ser inmortales
La tabla periódica de los elementos nos hace ver la realización de las cosas.
La interminable carencia de la secuencia de ARN trifosfato, nos hace fecundar embriones.
Un feto, vive y nace, en un laboratorio científico, se crea un super Ser, hecho con anemias y células nerviosas.
El animal de las selvas se mueve para ingresar en la mente de los genios y los gemelos se contraen para dar a la genialidad de las invenciones.
El primate se hace invertebrado
El Homo Sapiens, vive alrededor de los otros primates.
La estrella de Nefgard, se vuelve espiralesca, cuando se vuelven todos los astros a darle sangre a su leche.
Matemáticas y Ciencia, se crean, luego Gen, de una depresión.
Nace el primer humano con inteligencia, en base a su Agorafobia, se vuelve Radomiro y tan espectacular que cientos de millones de generaciones hechos como maquinas iguales, sonriendo falsamente, lo retiran por no ser igual a sus mecanismos de defensa drogados por bebidas tóxicas. El depresivo se vuelve gracia de sus antepasados y los monos, lo acogen como uno de sus hijos, pues ha vuelto a ser una especie de sangre como sus primeras generaciones, naciendo triste, siendo feliz, volviendo a ser triste, solo puede llorar como en su nacimiento y volver a ser normal.
El Feto ya no es feto, ni humano, es Argoreano. ¡Pues es masa suprema de inteligencia total!
Sube tu potencia macrocinetica.
Y eleva tu glucógeno
¡Hasta hacerte espiral!
Cientos de generaciones te han esperado
Hijo de una madre que nunca sabrá que trajo a un genio a la vida!
Así que llora todo lo que quieras
Porque llorar y entristecerte, es símbolo de genialidad inmensa.
Si estas triste, luego, piensa ¿A qué se debe esta masa inmensa de inteligencia suprema? ¿ Con que interés volveré a ser el mismo, si ya no está ese que era, porqué uno más grande y hermoso a nacido en su lugar? ¿Para qué buscar la información de una cadena de Adn, si tenemos en nuestras conciencias, la capacidad de elevarnos hacía la totalidad de un embrión mucho más formado que hace que todo lo demás, palidezca?
Somos embriones, totales, hechos con la mayor ingieneria mental, haciendo que lo inmortal sea nuestra propia alabanza hacía la creación suprema de la sabiduría total del infinito más bello.
¡Somos y estamos creados con la más bella de todas las cosas, una mente, un corazón sensible y un alma puras, para elevarnos hasta los límites de lo que nadie se ha atrevido a hacer. Destruyamos los viejos dogmas. ¡Destruyamos las viejas apologias y creemos un universo hecho con nuestros sueños, ideales, pensamientos y formas de todo lo creado!
Mi poema a Walt Whitman

«Aploide» si es cuarzal, —Elema, te eleva hacía físico química con Tutahakamon, en tu fistula— Polvo de indios Mesoamericanos, mi carta de mazos de Tarot, mi árbol trimigenio, con palizas esfeboorbitales. (Enunmen, —Kalegari, — Orbo, — salitoelemen—)
Cortadas las venas, meando lejos de Carter, (uretras, tu escarpelo en mi cuero cabelludo) «Mi pelos vaginales en tus bolas de prepucios,— segregando esperma, — veinticinco mancebos con sus testículos al aire. / Cabeza de bellocinio, — oro en tu hongo meatro urinario, — parasitario,— tus bolas se comen al Unicornio. Ojos de Buhos, en los antiguos designos de la naturaleza humanoide... Androcenella, chupa tu pezón con su boca que rabia blasfemias y mi cayado se hace Angino— como las liendres, suben y suben lejos de Antopñiyuil. (Tú, has nacido para que Osiris, designe en ti)...
El ojo de Rah, hablando con las runas, aprendí el dialecto de los muertos... Pero te corte tus genitales, los use para crear libros con ellos... En la catedral, mi vulva es sensible, precisa de orgasmos, como ves, el niño de la luz, muerde su pecho y Whalt... Se derrumba como Seth.. En Ra...

— Omelia, cuál, razón, roja; se postra en el roble y la pitonisa, lee en la suerte, su carta oval en la casa de Capricornio. —
(Meztisa, Omeli, subyuga a Epelion, y pastea cerca de Alpeheli, mudando su piel con esperma. —Más, su cabeza, llena de ovarios, sangra con esputos y su coronilla, se cuece con olfateos de perros caninos, y ectoplasmas de Fylium. — «Pero, por el cornete de la Omegallia, Omelia, baila con los acrobatas, leyéndole a la gitana Amelillae, su vida, en las manos de la trompa de un elefante lunar»...
— Xantrico, su cantar, el oleaje de Omelia, coacciona el Ser con su raquitide, y el oblongo, — chille de los cerdos, hace que suelte el genital con su cadera y lamente la epigonia de su credo con la asexual infamia.—
...Solloza, Omelia... más no sudes en espiral. Porqué el gen, anida en tu seno, y es circuncisión.

«Plambara, en su oasis, recibe a Onmelia, el rocío, en su regazo. »...
...Coagulante de mocos y secreción, cuajada por nata y sanguíneo billiar, se olfatea con Algiba, su extrema ilusión.
«Pallios, susurra con su ukulele, sentada a lo oriental, sobre un orgasmo de vida, pulsando el globo de la bractemia. »...
...Sol, Umbeleon, Octambo, y Kisselí, sollozan con las nubes en la isla del Sur, custodiando el ciclo de la pureza, cuando nace el Marimel, día...
«Curvando, Undimere, saluda a Liputil, estrella madre de Dalios; y la traquea, pasea por Ulimelitel, sudando ansiolítico, neutrogeno, y cofias como muselinas »...
—Ninigel, pulsa con su huella dactilar, el osmo, que irrumpe en la bella, Georgeliana, y la nube, —Animel— sulfura, efervescente cólicos de mohos y materia grácil. Sudor y periodos menstruales, en la casa oval de Leo, como en su anagenexis, Géminis, coagula un Sol, —físico, nuclear, estalolito, inmune y gracioso. — y el plantar del pie, sudorifica, la gracia del pielon, purpurizando la mejilla ardiente de la mujer embrionararia con la luna de Antigeno y la piel, de Medusa; curvando anemias y cánceres en los pulmones llenos de nicotina y trastornos compulsivos. —

Mara, Athena. La mujer del mar...

«Braquislao, el caracol, potente como el reflejo del espejo de la juventud»...
«Anemona, pintarrajeada con acrílico, mojada por la hinchazón del ermitaño, se mira a través del claro lunar. » — " El hechizo de Cornelia, sube hacía la milla del océano, plasmada por animales retoplasmaticos y alcachofas de frescos dementes"...
«Paleta de mar, Mara.»... «Observándote en el lirio fresco de la grulla y el origami»...
—Tu cansido y esplin, Mara. Tus ovox desteñidos carminan a la alcoba de los minotauros, los Elfos, parafresicos, llaman al Goreano,— en la gruta de la ninfa, — Mara, hace su magia con el mar...
—Cuyo oceanoide, escala hasta la marisma del terremoto helado, suponiendo que Mara, sea la efigie que corone la esperma billiar de los tropicales achaques de la naturaleza Mermeida.
«Pero, Mara, no chilles por el sonido pifido del oído, que aulla como bosques en los simbolos de tu sangre, »
—Llama a la razón, Mara. —Vive como una sirena, revelando el mundo de los sueños a los mortales...

A la mujer...

—Pujando, briosa— como mar, en los ovarios, — con tu pecho lacerado—crías ovovivíparos lecturnos.
...Más, tragicómica, Shakeaspearana...
—Tu cigoto, generará anemias y hembras, que mestizaran hijos, hasta glóbulos rojos, por cada empuje de menstruación—...
...No necesitas de machos carnívoros...
— Tu semen, es tu vientre de Ovox y tus trompas de falopio. Más, tu tralla, son los periodos sanguíneos, cursando el etnocentrismo, tú, virgen, «debes ser casta»...
—¡Oh, Minerva, sabia!
— cubre con tu lamento el sindrome de los mujeriegos y alcalaniza al gen con tu espermatozoide hembra y genera y genera más, vulvas, hasta que revienten los nidos de los monjes! —
...¡Oh, crisis, en los gemidos de las parturientas, tu vesícula seminal, creacionando muchas glorias de Seres y hembras que evolucionaran, hasta el pico de la genética, orzando más y más, pieles de umbelas, como Azures circulos de partos sacovinos, entre sangre y cordón umbilical, tú, viniste al mundo, sollozando, pero desnuda, con tus anchos hombros libres de religión, amando la belleza de los ríos y la pureza de los mares azules, curvando tu taxonomia, cuál Ciguera, en los pastos!
—Una iglesia en el monte de la pesadilla— Ufanas y congregas, en los sueños, tu gametosis, opaliza al género. Pero, tus ceños castaños, tus piernas de mármol, tu cuello de almendro, tu cintura de hoja, tus manos de reina y tu sergentina figura de coral. «Tus credos son estalucos, como cima en los acantilados, cuál Lesbos, en la grulla del Sur del mar»...
—El miedo es perenne— Una sílaba gruesa, con armas de miedo y risotada loca, en los bosques de los pastores, —tú, Ofelia,— navegas...
—Como si los sacerdotes, como si las monjas o todo el clero, viera en ti, a una Diosa, revestida para el oro, con calor en la piel, ardiendo en celo. —
Pero tus faltas... «Nimia»...
...Alpha y Omega... Ondeando el pescuezo de tu cayado, la piedra lunar azul. (Solamente para verte a ti, reinar, cómo hija de los Dioses y Ninfa de las aguas termopilas)...
—Se drogaran mis huesos y se olvidarán de tus carnes sonrojadas. — (Pero, Minerva, grande, crece empujando la enfermedad hasta que ella no dé más)...
—Ante tus pies, mujer, el mundo se tumbara. —
...Y los genios de las pinturas vendrán a adorarte en sus higiénicos pañuelos de tinta...
"¡Oh, reina! — coreas con el máximo de los duos, tu corazón de mujer, porqué los hijos de tu seno, se amamantaran con la leche de tus palabras—...

Loreleila

—Rutilea, tu sembroide, pulsa en el dedo digital un meninge pulgar.—
... Oso, gualdo, zurqui, azuleto; amuleto de Driades, navegando en las ululantes espermas de los imanes cerca de la cueva de Medusa. ,«Loreleia, abunda sobre el equinoccio de los epígrafes, yuxtaponiendo, el ciclo, seno de Andromeda, pasando por el hilo rojo de Androcenella, código genético en la celdilla, mis humeros cualificados —en los Umbalos, en los Circuoides, en los aceros metálicos, en los Coahulome, Kalagena, adora al esbozo del tetramen y el ninfuo del Ninfaena, cerca de Tritón. Esponja, en la biblioteca de Atlantida con biongieneria enfermistica, ombligo azul, Unicornio de belleza, lentejuela chilla cuando tus senos y tetillas se abran delante del mar, contrayendo los músculos. » —No mires, Loreleia.— «Siento ardor en el pecho. » —Mi glóbulo es frente abombada, circuloide por fiebres. —
...¡Oh, cellulae, póstumos detrás del cuarzal enrulado, chubascado por animales marinos, como cangrejos!... Loreleia, nace...

Epigonia

«La dama del claro Lunar, sobrevive en los médanos de la pureza. »...
—Personificando el sollozo, del tiempo y la ópera del trillizo. —
...¡Oh, esbelto, cuál, hermoso síndrome y la cara del trifásico, como vida, como rombo, estrepitoso; Luna y Sol, nubes, en el cielo, Oh— «bella, porqué Alejandro iluminaba con su trote a través de la vida—»...
...Oh, hermosoide. Pereza. No es libertad. (Pero, tu embrionaje)... — tu real verdad, «Ahora, el equinoccio temprano, almorzara la sigla del ojo punzante, estomago y colma, del bosque, hojas pilluelas, — ¡Oh, aurora boreal! — «Epigona, se eclipsa en la cama, y los colores de la divina Naturaleza, árbol, sincronizado, cuál Florelia, —blanca, como, Selene, a las cuclillas de la hermosa Eos, sollozando y permitiendo bocas de hermosura en su lamentesis, elemental, como vida, en la época de los quebrantos»—

EL Hiptongo

Cuál, si fuera música, el bello eslabón de mi cerebro, canta a la vida...«Hay que pensar que los poetas son una raza, extraña, jóven, pero con mucho ímpetu »...—Aunque; si ves a un chiquillo, sollozar porqué le han roto su único juguete, no te enojes con él, abrazalo...— Cuando crezca, será poeta y se acordará de ti...—Más una niña, tiene asegurado su reino como princesa. — ¿Pero, no sería mejor ser una guerrera? —Son más fuertes y llevan escudos. Y los hombres, cazan cuando la luna llena esté en menguante...— Y los patos y las lechugas, navegan en el amplio vestido de Epile, la dama de Oro.—( Con muselina, barbijo y seda de encaje, con hebillas de plata. Su largo espaldar, lleva a mundos y cosmos enteros, lactando en los pechos de los carenciados.) «Susurrante de esperma, vulvear en menstruada»...— Soló la vulva criará oxitocina para que los miembros bailen en su clímax, completo—....
—Baila, baila, hasta hacer el amor. —
Espermatozoide y Estrogeno
Dos huevos
Menstruales
Segregando cadenas de Adn
Yo, hago mecánica cuántica...
El ruido de una sinfonía
Me está haciendo palidecer
El ruido de ese sinfín
Me hace darme cuenta
Que más allá de todo
Estoy yo...
Ser Dios o no, no importa
Cualquier imbécil puede serlo.
Cualquier idiota con la capacidad de dibujar
Cualquier Enfermo con la habilidad de escribir.
Cualquier rata con libros y arquitectura.
Cualquier hombre o mujer con versos y habilidades.
Cualquier loco, puede decirse ¡Genio!
¿Pero, en realidad lo es?
¡Demuestramelo!
Haz lo tuyo
Revuelcate en la harena
Di estupideces
Tú, dibujante, dí lo que quieras.
Para mi eres igual a todos los demás.
Para mi tu obra no es arte.
La mia, en cambio, es órbita
La mia, vuela, pero también se hará mortal
No me interesa superarte a ti, ni a ningún otro.
Cantante o no, con ego.
No me importa si te gustan o no mis versos
Yo escribo para mi...
Para mi lujuria y mi belleza
Por mi libertad y los enfermos
Por los sin talento
Y los que lo tienen
Por la Física y la Química
Por la literatura
Por mi, no por ti.
Y me siento tan vacia, cuando no escribo...
Soy una sinfonía
Más grande que cualquier universo
Y no me importa...
Si ser depresivo significa estar loco
Si ser Psiquiátrico, significa estar bajó las reglas de los Psiquiatras y los Psicologos.
O estar sodomizado por cualquier religión
Yo no tengo nada que ver con eso.
Mi extensión es libertad
Como cada átomo de mi cuerpo desnudo
Como cada seno pequeño de mi
Como mis territorios mancebos sin explorar.
¡Ah! Qué terrible soy, pero soy más que una anécdota, me baño en aguas de jóvenes libres en su virginidad. Ninguno se siente mal, por estar desnudo, aquí, no hay purezas. Sólo la libertad del loco y del impaciente. ¡Qué me importan tus dogmas! ¡Sólo yo! Hundete en lo más profundo de la mente y quizás, tengas suerte y me encuentres.
Soy metafísica...
Tú, no quisiste ser mi esposo
O esposa
Triste y desdichado eres...
Porque no encontrarás a nadie igual.
Y, yo, no volveré a buscarte.
Hombres hay muchos
Pero mentes ingeniosas muy pocas
Habrá muchos poetas, escritores y libretistas
Pero sólo una Silvestre.
Lo siento, no volveré por ti.
Mi mundo es demasiado grande para perderlo contigo.
Mi brújula va más allá de ti...
Y si piensas que me importas por haberme dicho que no. Siento informarte que tu negativa, me hizo más feliz que si me hubieses dicho que si. Después sólo habra sexo. Nada más...
Y yo, no me quedó contigo
Yo, sigo
Con fisica
Mecánica
Cuántica
Química
Literatura
Yo, vuelo más allá
Entierro mi pasado en el piso y le doy una patada.
Lo hago bien, bajó tierra, de donde nunca debió haber salido...
Y te entierro, a ti, a tu religión Cristiana, a tu bondad mentirosa, a todo lo qué eres y a toda tu falsedad, bien abajó, dónde nadie pueda encontrarte ni a ti, ni a esos curas, ni a esos sacerdotes ni a ningún hombre de Fe. Sólo yo, Silvestre y nada más. Todo lo demás, para mi, está muerto y yo, lloró mi última lágrima por ustedes, familiares, amigos y pasado. Nunca más mis amigos, nunca más familia. Sólo yo, y Argorea y mis cientos de galaxias gobernadas por mi...

Mar de flores...

—Ilumina tu gozo Florecelia—
Haz voto de castidad, Eleonora
Junto a mi, Rosalea
Haz que el mar seduzca al cielo, Alamilia,— porqué tu nacimiento es mi mar en mi pupila,— Azul, — verde, estoy siendo plural, por dónde vaya el mar, la niña suicida se hará virgen con su llamado en las aguas de Nereo...
Sumérgete, Nayade. Báñate en las costas de Libia, Tritonis, te hace nacer con higos de verde esperanza, cuál Circe, en tu cosmos, lactas omalactina con tus partos menstruales...

Azul

Cuál Azul—Celeste, se me llenan los pulmones.
«Asimismo, el orgasmo de la exitocina, hacía el parto, el embarazo, una milla después de la inanición»
—Pero, cuerpo de balanza ¿Te bañarías conmigo en el agua? — Te quitarías la ropa y te sumergerias conmigo en la profundidad del mar?
¡Oh, mi bella creación! Fundete a mi lado, besame, mis senos están al descubierto, mis cabellos, se enrulan en tu cuello y mis piernas se hacen cada vez más, un ovalo lleno de sangre con bicarbonato y oxígeno.
—¡Oh, mi niño!—Cumpliré todas tus fantasías en los sueños.— Soy virgen de boca y piel, la sirena se mueve, alrededor de ti, Nereida, se pone cerca de ti, — Engendro Lunas y células pero también a ti, mi dulce hijo, te estoy dando vida a través de mi color Silvestrano...

Salvada

La partitura elemental me dará vida después del nacimiento...
Casi haber transpasado el velo de las sombras, el susurro de la muerte.
Era helada
Tan fría como el agua es Eulalia
Y casi, me tomó
Hundiéndome en su boca, matándome a piel, se lleva en la barca de los muertos legendarios a la reina Silvestre... Y ella, apenas gime... Un ¡Oh! ...

Estudiante de Enfermería

Sino fue fuego
Al menos, hubo delicia.
En mis manos, el parto de mi hermana
Estaba sangrando
Su hijo, venia al mundo.
Yo, estaba hepática
Con la cara amarilla
Repleta de ansiedad
Roja, como la marea.
Era Rh positivo
Era Enfermera
Y tenía que salvar vidas...
Y un joven, se me acercó
Estaba drogado, no sé que vino había tomado.
Y quiso pastillas para matarse
Yo le quite las tabletas con un haz de manos.
Él empezó a vomitar
Yo, con mi chata y el orinal
Y el pie de suero
Me sostuve...
Estaba mal
Casi debilitada por las hemorragias
Empeze a escupir yo por las ventanas
Tenia sangre
Era una mujer muerta
Porqué había fallecido en mis manos, el niño loco de la habitación numero dos...
Y yo, con él.
Morí un día de Junio
Hace mucho...
Mori intoxicada, eso dicen...
Aunque no sé de qué.
Ya había pasado a enviudar
Ya nadie me necesitaba
Me reclui en un loquero
A escribir sobre mis alucinantes vidas
Después de nacer...
No es mejor ni peor
Pudiste haber sido tú, el escogido
Pero fui yo, por mujer
Y ante la alegría de la muerte, sólo digo, es mejor olvidarse de los locos de las paredes, porque sino, me muero...

Arthur

Tú,
Yo.
Ambos...

En mi...
Cantando, una melodía.
Historia de los dos, hace largo tiempo
La de las promesas incumplidas.
Arthur, ¡Oh, faro de luz! Fuego y yo, agua...
Nunca, jamás, un adiós, mi esposo...
Tú y yo, eternamente.
Historia de la vida, de mi región occipital y tu frontal vivo, sólo te pido una cosa, manten viva mi fantasía, haz que siempre halla ilusión y paz, emoción, eternidad, Silvestre y Arthur, cantando por siempre.
¡Oh, Arthur mio! Sólo tú, viviendo por nosotros...te recuerdo, amor, a mis dieciséis años...cuando me enamore de ti.
Historia de nuestra vida, siempre y juntos, iremos a la par... ¡Oh, Arthur!...Oh, Oh, Oh... Nacimos
Morimos
Abrimos la caja de la inmortalidad
Fantasie
Tú, alucinaste...
Desnudo
Yo, también...
Juntos
Fuimos
Y venimos
Nadie conoce nuestro dolor y caminar
Contigo, en Harar, en Aden y en Etiopia.
Abisinia...

Luego, yo...
Azul
Soy...

Dijiste Azul...
Abre, Azul, la caja
Despierta
Y sueña
Nunca moriras...
Porqué tú, eres inmortal.
Gobiernas fantasía
Ahí, en los sueños comatosos, vivirás...
Yo, te guiaré
No, no hay voz...
Excepto la mia
Acompañe
Amiga, compañera
Niña, adorable
¡Oh, Azul!
La historia de tu vida
Sólo Azul
Sólo tú
Silvestre por siempre
Faro
Luz
En la oscuridad
Nunca
Una mala palabra
Gracias
Eres
Afortunada
Mi esposa

Gobernante
De fantasía y mi corazón
Y mientras yo repose, acuerdate de...Arthur, tu viejo y querido amigo qué murió hace tanto y al cerrar los ojos, tan sólo te pido, sonríe...

Locura

(Ser o no ser)
A punto de enloquecer
Estoy cediendo
Mi universo está agonizando
Sólo frío y calambres
En donde he de morir...
Ya, no hay nada...
Sólo yo, y mi alma vieja...
Es hora de partir
No hay más que yo
Ya no quiero saber nada
Filosóficamente
Estoy destrozada
Será mejor ser olvidada
Nunca jamás otra Silvestre
Sólo yo y mi oración
Adiós a mis esperanzas y sueños...
No hay versos, sólo una carcajada.
Y si olvido, será lento y progresivo.
Deseo morir...
Sólo olvidar lo que he sido...
Metafísica...

Esquizo

Cuál poluble zángano
Senos de coitos enfermisos
Óvulos en gestación
Preñada lactecencia...
Prolactina y miolactina
Ensemas de gallardos plomos de urrucas canguras de felpuchin.
O tarjetas de ojoides de gioblastoma
O melanina con chocolate de azul zirconio
Ovulando genitales
Secrecionando menstruación
Ovulación como invaginación
Como espermalogenolegeno
O bocas de ovulopelvico con cornetes faciales y hueso hipogloideo. Y glucemia con rejunte de azúcares con volemia y armas de esperanza con imaginaleiloniletea y ovario con genitalesteca amaneciendo en lucidos imaginarios cuando las doce montañas de los zodiacos muestren a la loca tras la esquina del Zorro.
—¡Oh, partolemoleno!— Mi estructura ósea vive para derribar polvos de camarones y peces anfibios con higos de Maracuya, y algas de ilusión de coxis con fantasía...
Sólo el que alucina, ve un mundo con oxígeno y ahí, es prepucio bocal con alterego...(Y, es así, la jirafa con dientes de partemisas y sacerdotisas, con alfombras de mentes y colchones para bocas de pelos y caspita, entonces, mi troglodita fesfogenio, hace al macho luchar como hembra)...¡Oluveilyiului!

Barco de Sirena

Navego, navego en el mar
¿A ti que te importa si yo soy una mujer vieja o joven?
He nacido demasiadas veces.
Si me muevo en un corcho, saltaré a la luz.
Si me pongo a bailar, mis escritos giraran conmigo.
Más dulce que un león, brille.
¡Ah, quisiera la felicidad del mundo entero!
Si se vuelven locos, si se hacen cuerdos, hagan lo que tengan que hacer, pero sin culpa.
Si brillamos o no, nosotros sabremos como hacerlo...
Desdichada y sola, pero nunca triste, ¿Qué me interesa a mi enloquecer?...

Corazón

—¡Oh, humilde, bello corazón!— Como sufre mi diástole y mi sístole. «Sólo al saber que estoy adolecida. en cuerpo y carne, eliminando mi sangre a través de estos versos...»
Apenas, sonando mi esclavitud. ¿Quién solloza en las aguas contaminadas? El arquetipo del Sol y la luna, cuál esqueleto se desmiembra, ante el gozó del hipotálamo, mi psiquis, se alterna. ¿Si sobreviviese al mundo? ¿Qué quedaría de mí? Hay un olor inconfundible a gas por toda la casa y es vomitivo, como una fistula de gargantillas ahogativas. Estoy sudando células como neutropenicos, sólo muriendo conmigo y tú...Considerando qué bella es mi solicitud en donde sea tu voz, mi ilusión, es mi creación fantástica. Cuando el Oso polar sellara mi vida y mi raza, ovulizara ectodermos y pilluelos, pero, gioblastoma, tu cesio. «Ojos, como hígados en coágulos de sanguíneo carteleino, y nariz en tu pelambre de huevo en mi solicitud de vida y muerte.»
...Nacer es agonizar...
...Vivir es desplomarse en acción...
Porqué si nazco en una cáscara.
Mi globo es el rostro, como Catalina y mi razón es el pintarrajo de los bichos, como uniforme de ganglios puritanos, de naranja medio circular, o toronjas de raíz, uno mide con su triángulo...
Es alrevés o igual.
Todo es un punto neutro.
Neurona es mi ganglio, pereza de fetos y ovarios, ombligos y cuaseres...

Luego, de nacer....

— Cuál fecundo embrión, solloza en los acueductos. —
«Cuál parto en su embriogenesis, sollozando el óvulo de los vientres»
Y su gastrulación en su organogenesis y su diferenciación. Quizás, un blastometro, en su anqueraton. En su ectodermo, pues así, su periblastula. Pero muero, en mi vena Safena, en mi arteria cubital y en la vena cava inferior. Cayado aórtico. Aurículas y ventrículos, válvulas sigmoides, mitral y tricúspide. O el ramo circunflexo de la arteria coronaria izquierda. ¡Oh, mesodermo! ¡Oh, celoblastula! Estatrificada, exocrinas y endocrinas. Célula calciforme y célula cilíndrica. Epitelio estratificado y tejido conectivo laxo, yo, vivo...

(¡Como lo que ve! )
(Crece, se hace, es esfera)
(¡Nunca, se vuelve, todos los mundos y los hechos!)
—Qué tan bello. Qué tan hermoso. Qué dulzura, qué acción, ella es inmensa. —
«¿Si crece? »— se pregunta el serafín. ¿Qué hará?
Otros ángeles, se mueven, se encantan, es Silvestre con ilusión...Dónde, Silvestre, se mueve, ella es ilusión...corre, se mueve... ¡Oh! — es tan inmensa.
Silvestre, se mueve, — alrededor del tiempo, sólo el soplo, de la belleza. La energía de la materia oscura, — «Sólo se hace por inmensidad, todo es mundo y belleza y se hace total como el tiempo de la inmensidad.» ¡Silvestre! ¡Silvestre! ¡Silvestre! ¡Oh, crece! (Pujante, si es embrión, pujante si es probeta.) ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! Materia Gris y oscura en lo óseo...