Para Abi

Antes que nada, hago mi declaratoria;
Tengo versos guardados de memoria
Donde encuentro las flores del Nurín
Las prosas con las que un Querubín
Se engalana vestido de paloma.

Pero nunca había escuchado dentro mío
Al latir del fondo de mi pecho
El llanto a una dama provocado
Por las trampas de mi propio ego.

Comienzo entonces como es debido;
He aquí mi pequeño dilema
Jamás he dado un sentir fingido
El amor que nace de una promesa
Naufragio profundo es su condena.

Y esa convicción me aterra,
Porque yo quisiera verlo florecer
Encontrando en la piel de mujer
Un refugio a la grave tormenta
Que riegue de germen la tierra
Y a guaresca todo mi ser.

Me he perdido en los Dedalos
De camino a los castillos
Me he encontrado en el laberinto
Una especie de castigo.

Muy en el fondo, fatigado y solo
Poblando de fantasmas el vacío,
Buscando en los prados el rocío
que riegue de nutrientes estos lares
Donde crezcan los lazos fraternales
Y detengan mi hambre de amorío.

A pesar de tantos versos
Sigo sin entender el verbo
Del amor de un mundo vivo
donde viven más muertos.

Sin excusas para ser odiado
me atengo a inventar excusas
No pretendo ser amado
Quiero amar sin dar motivo
El amor naciente de las ánimas
tiene vida pero no sentido.

Yo fingiendo ser el Eros
no soy un juez ni un testigo,
no se vive para ser amado
se disfruta de estarlo vivos.

Si he de vivir para los gozos
He de morir por mis amigos
Pues el amor que se posee
Se ostenta en los dominios
¡No se marca a una mujer!
Se le acompaño en su camino.

Cada quien toma a su manera
La luz que su vela adonice
sin entender que en todos nace
Los colores de la primavera.

¿Qué es el amor?;
No tengo la menor idea.
De la divinidad una creación
-diría un alma cualquiera-
Que en medio de las aciagas
En la crueldad de la guerra
Da esperanza a las trincheras.

Véase la fragilidad de aquellos actos
que de un soplido tambalean
y al caerse obra, tarima y teatro
lo pecadores amantes se apedrean.

Perdona no poder amarte
Al menos tal cual quisieras
No hemos nacido con cadenas
Entonces ¿por qué he amarrarte
a los caprichosos de un amante?
Que enciende fuegos sin velas.
Rodrigo Antonio Lara

Comentarios & Opiniones

Xio

Precioso Rodrigo,se plantea el poeta ese derecho al amor sin ataduras, a esa libertad plena de disfrutar la vida, a ese darse sin pedir a cambio, a ese encontrar el amor en cualquier parte sin que exista un marco exacto para el mismo..me ha encantado

Critica: 
Xio

esa maravillosa forma de expresarte, estrellas, gracias por compartir, un abrazo cordial, feliz tarde poeta.

Critica: 
Rodrigo Antonio Lara

Un abrazo desde el alma.

Critica: