MI ÚNICA ESTRELLA.

poema de Ray Day

MI ÚNICA ESTRELLA.

Amor, sin ti...
Sin ti camino solitario por nuestra plaza
y en cada paso me dueles.
En esta soledad absoluta, siento como bulle la Alameda cuando en susurros el viento enamora a los abedules
y con su fragancia, mi alma envenena.
Me siento un ente imaginario
en una vida tácita e insoluble.

—Sin ti—

¿Cuánto tiempo podré aguantar noches de frío y días grises sin el calor de tus palabras?
Ellos me han visto plantado en las esquinas como el cemento, hecho de agua y de sol; que aguanta estoico toda esta soledad como si el reloj se estacionara en el tiempo de la nada.

—Me gustaría gritar—

¡Que sin ti soy un inmenso bulevar vacío!
Que tengo todo ya marcado para circular en ambas vías,
mas no el coraje para decir que eres el amor de mi vida.
Y que así paso mis noches sin tránsito con cada una de mis esquinas vacías.

¡Oh, ausencia!
¿Cómo puedo pintarte en un verso si no sé como hacer poesía?

¡Sería necesario pedir que venga un maestro!
O quizás, tenga en mi alma algún color para poder amalgamar tanto dolor y poder decirte mi amor, que sin ti; solo soy un sollozo desolado que se disipa en un rincón
y trémulamente se va apagando mi voz.

–Dime lucero de mis azures–

¿Cómo hago para decirle al mundo que no sé amar?
Que mi corazón palpita fuerte y enloquecido;
mientras mi boca balbucea cuando quiero decirte
que eres la única estrella que brilla en mi oscuridad.

Raymond Sánchez.

Comentarios & Opiniones