El Orbe de Selene

poema de R. Algaba

Te han loado las pléyades, Selene
En la noche oscura generas lo temible y lo erótico
Y a tu amparo baluarte hallose para el ensueño de amantes

Más vetusta que los que te engendraron
Sois el faro en nuestras noches sin dormir
En mis remembranzas, copa en mano
Siempre apareces en las lontananzas de horizonte cabizbajo

Cuando tu orbe se pone en fuga
Y bajo las ambrosías báquicas
Podemos hallar inspiración en nuestros propios fantasmas

Oh, Selene
Tú que me has visto follando y fallando
en vertederos y en palacios
Tú, que me has entregado el poder de la parca
allá donde habita el grajo
Llevo bajo la piel la marca del almizcle de tu reino

A quién debo encomendar estas líneas
si no a tu orbe, Selene
Por ella escribo y vivo
Por ella brindo

La doctrina sicalíptica de fauces y bragadura
La ejerzo en la total envergadura de su vista

No soy más que un producto
De la Orden de la Orbe de Selene

Comentarios & Opiniones

Vota & Comenta