Poesía de Pam Mesenger

Puedes buscar por título del poema, sentimiento, ocasión, dedicatoria o cualquier palabra en el poema.
Poeta: Pam Mesenger | ES | Desde Dic/2018
Sábado, Diciembre 22, 2018 - 11:24

Cuchillo

Paul Meseguer
Hoy me has dicho te quieroy no he querido responderte con mi sentimientoEntraste en mi vida sin llamar a la puerta, para qué llamar si ya era tuyo, pero eso aún no lo sabíasLo hiciste casi sin querer, como el cuchillo que corta el dedo y solo el dolor advierte la llegada de la sangreMiradas que entienden, desnudan lo nuestro, inundan espacios vacíos llenos de silenciosMe has dicho te quiero pero no querías decirlo, nunca querías ni quieres oír decirloY hoy lo has dicho, envuelta en esa mirada turbia, única, sexual y salvaje, que solo yo conozco, que me llevaré...Dos meses de abrazos y sexo, miradas y caricias, abiertos los dos sin pudor, creciendo en cada encuentro, sin decir...Te quiero fuera de estas paredes que son nuestro refugio, te quiero mientras me hablas, mientras me pierdo en tu...No sé si llegará ese momento, pero tú eres el cuchillo y yo la carne. Somos lo que somos
Autor: Pam Mesenger | ES | Desde Dic/2018
Sábado, Diciembre 22, 2018 - 11:22

Al instante

Paul Meseguer
Abierto en canal en el mar de tu miradate reconocí al instante.No supe que venías para quedarte
Autor: Pam Mesenger | ES | Desde Dic/2018
Sábado, Diciembre 22, 2018 - 11:21

No nos dimos tiempo

Paul Meseguer
No nos dimos tiempoNunca nos dimos pausa, no sabíamos que se podía.Eres la mujer de las primeras veces y yo soy el hombre de tus primeras veces. No nos dimos a nada sin vivirlo juntos.A nada nos dimos sin ser hasta el final.Pudo ser diferente, lo sé, lo sabes. Pero sería otra historia que no sería la nuestra y no merecería ser vivida,...Uno de los dos decidió acabarlo, o lo decidimos los dos pero solo uno lo dijoNuestros caminos no han vuelto a cruzarse aunque nos vigilamos en la distancia, tú en tu mundo, yo cerrado en el mío.Los años nos han dado poso, nos dieron ese tiempo que no quisimos darnos.Pienso en las cosas que nunca hablamos, esas que no supe decirteTe las he contado mil veces en voz tan baja que ni yo las alcanzaba... y se pierden de nuevo en mi garganta.