Que desastre estoy hecho...

poema de Ramón Romero

Tengo que volverme para los cuerdos
el experimento de juntarme con locos ya ha durado bastante tiempo y solo he sacado que me señalen con el dedo, tengo que centrarme en mi trabajo y no despertar comentarios ni buenos ni malos. No hacer vida social ni contar secretos sinceros a los que pasan por mi comercio. Tengo que callarme la boca y buscar un entorno fuera de confianza. El que quiera charla que se vaya a una barra que para eso están los barman. Mi casa vende oportunidades de salir de la pobreza y el que juega no necesita una oreja que le escuche sus penas. Basta con ser correcto en el trato y dar el cambio como un despacho. No hace falta hacer favores escuchando al que llega con su cuento porque no tiene quien lo escuche en su mundo privado. Si te has jubilado juega a la petanca o vete a una asociación benéfica y ocupa tu tiempo ayudando y de paso le largas tu caso al usuario que llega cabizbajo y no tiene más remedio que aguantar un cañazo por respeto. Quiero cambiar el paso. Estos años me han mostrado demasiado infantil y confiado. Media Graná sabe que soy un borracho y la otra está deacuerdo con tantos comentarios de distintos labios. Me he creado una fama de alma cándida dada a la botella que no se defiende aunque lo ataquen a muerte. Necesito poner barreras y distanciarme del que quiere aprovecharse de mi buena fe. Yo estoy allí para ganarme el pan y no para exponer lo bueno que tengo y lo tonto que soy como si fuera un santo. Para eso ya está San Antón, que pasa a sus monaguillos por los creyentes que atienden el sermón, y soltando un euro en el plato, se sienten a salvo del pago por sus pecados, y salen por la puerta después de la bendición como pecadores que han recibido el perdón y se disponen a no repetir su fallo. Si me llegan casos como esos, les indico que saliendo del pasaje y subiendo a la izquierda tendrán un banco para hincarse y si no es bastante un confesionario para sus secretos y con derecho a privacidad de datos. Joder y gratis. Menudo chollo. Un sicólogo que te aguanta el rollo en nombre del Espíritu Santo. Yo no tengo estudios eclesiásticos. Lo mismo le digo a un solitario que se vaya de putas y a una puta que es más pura que la que se casa de blanco y hace el mismo trabajo sin darte el coñazo después del acto y coge el mando de tu espacio y te sientes arrinconado debajo de tu propio tejado. Las puras se sienten que sobran y se van a buscar otro cliente y te dejan descansando. Me estoy pasando. Lo sé. Mañana pe paso a hablar con el cura y me ayuda en mi mal encaminada cultura basada en la realidad de lo que me ha pasado. Tres ave Marías y un padre nuestro y todo resuelto, pero rezar no me cambia lo que pienso como cierto. Necesitaré un lavado de cerebro y para eso están las comunidades por las tardes que se reafirman en sus mentiras repitiendo una y otra vez hasta que se convierte en un hecho verdadero. Luego...mejor no sigo...joder con este polvo, que carrete coño...

Comentarios & Opiniones

Juan Antonio Conde Castro

Estimado Ramón Romero:
¡Cómo fustiga a diestro y siniestro con latigazos de verdad! Algunos no querrán recibirlos pues les causa malestar, que las verdades duelen y son duras de aceptar. Saludos cordiales!

Critica: 
Xio

jajajaj....de verdad que me haces reir con ese sermón que te das, llamándote a capítulo, tratando de sentar cabeza, de no hacer el tonto, ni el buena gente...Vaya que no eres cura para escuchar confesiones!! jajaja...Magnifico, abrazos Ramón,buen día

Critica: 

Comenta & Vota