SUPEREJECUTIVO ADICTIVO

poema de Pajarofé

Llevas unos días pidiéndome acción
pero tengo que mantener mi reputación
sabes que en la noche me vuelvo adictivo
pero por el día soy un ejecutivo

De tu cama a la oficina
saludando a las vecinas
de la oficina a tu cama
me voy quitando el pijama

Conoces mi doble cara
demonio y santo a la vez
lo mismo te firmo un cheque
que estoy besando tus pies

En la misa del domingo
pongo la mano en mi pecho
pero soy el mismo diablo
cuando me meto en tu lecho

Por las tardes a las cinco
siempre estoy tomando el té
y a las doce de la noche
te hago gritar de placer

Un traje siempre impecable
las camisas bien planchadas
y cuando te veo desnuda
aúllo a la madrugada

Lo mismo te bailo un Tango
agarrado a tu cintura
que reviso un buen contrato
mientras pago unas facturas

Las pasiones de la vida
la diversión y el deber
lo correcto y lo prohibido
los negocios y el placer

Vivir para trabajar o trabajar para vivir ?
sentir para amar o amar para poder sentir ?
yo tan solo me debo a mi destino
tendré que ser un : SUPEREJECUTIVO ADICTIVO.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota