En susurros

A cortas horas de la muerte la vida se vuelve un susurro. Un susurro lento y doloroso. Un susurro silencioso y lleno de lágrimas. Un susurro de la vida a la muerte.
El camino nebuloso me hace detenerme a pensar en el sentido de la vida, en si mi vida tiene sentido.
Pensar tanto ya no importa, se irán conmigo. Lo que diga ahora quedará contigo. Pero tú ya no estás y aunque estés la vida me ha robado la luz y la muerte la convertirá en un susurro…

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota