Ojo por ojo y diente por diente.

Ojo por ojo y diente por diente.
Un sentimiento de nostalgia invade mi alma al escribir estas líneas. Rosalinda fue un ejemplo de vida, una mujer admirable, quien dejó profunda huella en mi corazón. Sé que también dejará huella en quienes se identifiquen con esta historia.
Rosalinda sufrió mucho; sin embargo, jamás buscó venganza. Fue su decisión perdonar a quienes le causaron tanto dolor hasta causarle la muerte: lo cual narro en los primeros seis capítulos. Es aquí mismo donde se divide la historia y muestra, que no todos estamos dispuestos a poner la otra mejilla. Cuando somos abofeteados el dolor nos ciega y, como seres humanos, cometemos el error de desquitarnos, sin comprender que la venganza no nos hará sentir mejor y tampoco nos devolverá lo que perdimos.
No debemos actuar bajo la influencia del dolor.
Es cierto que duele tener que aguantar cuando los demás te lastiman sin razón; más aún, cuando lastiman a las personas que amas, porque la realidad es que no estamos hechos de piedra.
Sin embargo, en la vida nos toca tomar decisiones.
Al final siempre tendremos dos opciones: Ojo por ojo y diente por diente ¿O puedes poner la otra mejilla?

(Libro)
Secretos de mi corazón.
Miriam Palacios Luna

Comentarios & Opiniones

Leonardo Sarmhi.

Polémicas letras....El ojo por ojo...enceguece la razón....Libera el odio, el rencor...aflora la venganza, que no resuelve nada...Entonces, lo contrario a la Ley de Talion sería ofrecer la otra mejilla...Ello requiere una elevada divina tolerancia...

Critica: 
Leonardo Sarmhi.

...O Quizás interponer una denuncia..Y confiar en los operadores de justicia. Y si el agresor es conocido, buscar la venganza...Porque la defensa propia es en flagrancia.!! Muy hermoso.Invita a la reflexión. Un honor estar. Abrazos infinito Miriam.!

Critica: 
María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-

La opción es de la protagonista. Gran placer la lectura. Saludos Miriam Palacios

Critica: