Mi cielo.

Mi cielo.
Los recuerdos hacen latir fuertemente mi corazón en torno:
abro los ojos y veo tu rostro dulce y lleno de ternura.
Recuerdo con inmensa felicidad tus labios suaves
y cerrando los ojos me imagino que reposo mi mejilla en la tuya
y olvido el mundo entero.
Debo decirte que después de escribir todas estas tonterías me siento feliz.
No puedo decir la causa pero tengo mucha confianza en tu amor.
Cuando estás lejos me imagino que me quieres más.
Déjame decirte todo esto con absoluta sinceridad.

Mi cielo.
Miriam Palacios Luna