Escucha tu voz interior.

Balu vio pasar su vida resignado a morir en aquel lugar. Cuando era pequeño le comentó a su madre que cuando creciera le gustaría viajar por el mundo. Su madre tal vez inconscientemente había truncado sus sueños. Le dijo que en ningún lugar estaría mejor. Le contaba historias macabras que sucedían en otros lugares. Balu soñaba recorrer el mundo pero solo lo hacía en su imaginación.
Había hecho varios intentos por salir pero cuando decidía emprender el miedo lo paralizaba.
Esa mañana de invierno se levantó y se encaminó hacia la ventana. Mientras observaba las gotas de lluvia deslizarse por el cristal una inmensa nostalgia invadió su alma. Sintió que la vida no tenía sentido en su mente se asomó la idea del suicidio. Se miró en el espejo tratando de encontrar una salida. El miedo lo invadió, la muerte lo asustaba. Qué ironía pensó tengo miedo a vivir pero también a morir.

La vida está más allá de tus temores enfréntalos.
Después de unos minutos de silencio Balu respiró aliviado al sentir una profunda paz en su alma. En ese momento salió sin mirar atrás se fue llevando sólo sus sueños de libertad.
Al día siguiente llegó a una hacienda. Una mujer apareció se presentó como Bela. Balu no podía apartar sus ojos de ella. Él le comentó que estaba tratando de reencontrarse consigo mismo. Ella le pidió que se quedara unos días el aceptó. Una semana después ella le propuso viajar juntos por el mundo. Hoy estarán en alguna playa disfrutando de una hermosa puesta de sol.

Escucha tu voz interior. Un viaje de mil leguas comienza siempre por el primer paso.
La torre de nueve pisos comenzó siendo un montón de tierra. Vive tu vida como quieras porque el día que te mueras nadie va a morir por ti.

Escucha tu voz interior.
Miriam Palacios Luna