Poesía de Kólico Sappington

Puedes buscar por título del poema, sentimiento, ocasión, dedicatoria o cualquier palabra en el poema.
Autor: Kólico Sappington | CL | Desde Jul/2015
Martes, Julio 14, 2015 - 14:29

Perfidia colérica.

matiza
Abrió la puerta, vio cómo la cucaracha se apoderaba de la piedra,no se pudo contener,paulatinamente la perfidia se apoderó de su ser,grandes ojos oscuros enfervorizadosen la lobreguez del jueves se manifestaron,lentamente levantó su extremidad derechay con toda su fuerza "CRASH",destrozó al negruzco heterometábolo.Su risa lo delataba, deseaba caminar y caminar,encolerizado corrió y corrió,observó detenidamente a la anciana quetransitaba por la esquina de esa calle ypronunció atiborrados berrinches dignos de un maniático,se aproximó a la mujer,y rápidamente golpeó su rostro,
Escritor: Kólico Sappington | CL | Desde Jul/2015
Miércoles, Julio 8, 2015 - 02:14

ENFERMEDAD.

matiza
Escatimando en dos décadas infructíferas.Inviernos malditos, reconciliación con los pájaros.Arboles húmedos, cielo llorando en la tempestad de la fiereza.Ácidas lágrimas en el asesinato del piso 83,82 palabras pronunció el asesino y enterró lentamente el cuchillo una y otra vez.Yo vi a un elefante en mis sueños y despedazó mi corazón, mis pulmones, mi cerebro,ya no vivo, no respiro, no pienso…fui azotado, callado, y no alcancé ni a decir adiós.Desperté, ¿quién era yo?...¿la capa oscura que fumigó tus 180 grados?¿El lápiz que vomitó en el papel la rabia que mi garganta contuvo?¿El perdedor idealizando, humedeciéndose, sonorizando los orgasmos de la novia del rey?¿Iglesias en llamas, escupitajos mal logrados azotando su acuosidad contra la pared…?O quizá mar con fluidez pintándola (PARED) del color de la muerte sagaz de forma apropiada.
Escritor: Kólico Sappington | CL | Desde Jul/2015
Miércoles, Julio 8, 2015 - 02:05

Espacio extraño de la suciedad asquerosa.

matiza
Mientras…El ojo cercenado voló por los aires cual Polifemo irrisorio, en la esquina el tigre lo devoró, salpicando la sangre...El anillo apretando tu dedo, reventándolo, tú cortando tu dedo y disfrutando, riendo por el fin de tu circunspecto...Un kilómetro de distancia, tu padre masturbándose, inyectándose heroína, clavando la dirección en el clítoris...La sonrisa sentada en el banco del centro, ironizando la luz, “¡sálvame señor!”, sí, aguántate puto asqueroso, el...