Lip-sync

Me sentiré mejor cuando me largue de acá...

¿Será que hoy, por fin, podremos erradicar
esta, nuestra mala costumbre, la de gritar
todo aquello que nunca podemos decir?

¿Cómo fue que nunca vimos lo que hacemos mal?:
no tirarlo a la basura y quererlo arreglar
si no hay plomada que lo pueda enderezar.

Si no está roto, ¿por qué arreglarlo?
Si no tiene arreglo, ¿por qué intentarlo?

¿Y si mejor removemos el perno de este grillete
en vez de correr en la noria que suelta al martinete
de la fragua, que fue la que los forjó en primer lugar?

¿Y si lo dejamos así? Ya no quiero pelear
con un homo sapiens que actúa cual orangután,
un desgraciado agraciado que no es más que un patán.

¿Me vas a romper la cara esta noche otra vez,
quebrarás mis huesos, amoratarás mi tez?
¡Así, tal cual el hombre que sos, te reafirmás!

Me sentiré mejor cuando se largue de acá,
cuando se marche y el asa exterior pueda soltar.
¡Agraciado desgraciado, andate de acá!

¿Qué más podía esperar de un maestro del engaño
de un artista del mal hacer, experto en causar daño?

Si querías pelea, haber subido a un cuadrilátero,
mas si tanto insistís en batirte en duelo, voy a dártelo

aunque me toque a mí ser la desvalida
en esta, nuestra contienda clandestina
y todas y cada una de las apuestas
atraviesen, confianzudas, tu vitrina.

Lo que no voy a hacer es escapar,
buscando, rapaz, a un buen samaritano,
que sea capaz de por fin desatar
de las vías del tren mis pies y mis manos.

Lo que no voy a hacer es mi ser tornar
en la proverbial damisela en apuros,
que grite soprana y rompa el cristal,
pelando manzanas hasta hallar cianuro.

Me cansé de llorar y llorar e intentar apelar
a la empatía, que si tuvieras, no iba a apelar.

Me cansé de oírte jurando ya no lo harás,
me cansé de pedirte que no lo hagas más,
me cansé de cansarme y volverlo a intentar.

No quiero volver a experimentar ese vértigo
que me da al desfogarnos en cópulas bélicas
tras cabalgamos, rabiosos, anclados al pértigo,
ignorando voces internas, de amor famélicas.

Rompeme la cara como siempre de una vez,
quebrame los huesos, amoratame la tez.
¡Descascarame el alma, que en tu infierno no vale más!

Me sentiré mejor cuando me largue de acá...

Comenta & Vota