LÁGRIMAS DEL ALMA

poema de Mario Red

El día que falleció mi abuelo
Fue el día que vi llorar a mi padre.

Con 17 años y mi padre con 42
Mi abuelo fallecía de un paro cardiaco a los 65 años. “Todo un joven” escuchaba en el velorio.
Hombre de caminar pausado, mirada cercana, me enseñó sobre el tiempo y la distancia.

En las lágrimas de mi padre, vi correr la vida de mi abuelo
Llore junto a papá, pero no por mi abuelo, llore porque no pude resistir el derrumbe de la persona más fuerte que jamás había contemplado en mi vida, el hombre que siempre fue y será mi mejor amigo. Era verdad, mi padre lloraba y me abrazaba como si fuera mi hijo.

Nunca más vi llorar a mi padre
Nunca hable sobre su llanto
Lágrimas que marcan como fuego
Lágrimas del alma

Comentarios sobre este poema