Carta al cielo

En enero aun podía ver tus ojitos, escuchar tu voz
y sentir el calor de tu abrazo.
En febrero aun con respiración lenta te tenía
En marzo tu respiración se aceleró,
tantas cosas que querías decir,
pero la voz te abandonó.
Tus ojitos se cerraron,
tu calidez se fue
Y con ello parte de mi corazón
Tantos recuerdos compartidos,
tu carta de amor que aún guardo
celosamente como tesoro invaluable .
Te recuerdo con una sonrisa
por todo el amor sin condición
que me brindaste.
Por cada uno de tus sacrificios y valentía.
Pero una lagrima se asoma al saber
que aún viviré nuevas etapas
y construiré caminos sin ti,
Solo me queda decir y pedir a nuestro Creador,
que te arrulle en sus inmensos brazos.
Te amo mamá.

Comentarios sobre este poema