Consumiendo el espacio

Pasear a tu lado, entrar en el vagón y besarnos, dulcemente en los labios.

Recorrer con mi lengua todos tus espacios, siendo trapecista de tus murallas y mis males desperdigados.

Correrme tan fuerte, que mis gemidos explotan en el temblor de mi ser salvaje y liberado.

Devorar la noche, latiendo el día, riendo y hablando, follando.

Beber de tu boca, descifrar tus manos, cabalgar incosciente con tu ser desterrado.

No supeditemos el mañana, sigamos soñando, a vivir día a día como si se consumiera el espacio.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota