Habrá un momento
Dónde nada nos detendrá
La luz hará magia en nuestros sentidos
La risa reinará en nuestra conciencia
Dónde toda bruma se disipará
Despides perfección
Tienes don hasta en los huesos
Agitas los mares y soplas en pasteles la esperanza
Tienes mil formas como la arena
Dulcisima espina clavada en el corazón
mi forma templas
Y como de tu mano
Cada lucero es tu hogar
Decido flotar
El sonido del violín chapotea
Fábrica su orgía el futuro
En la nota frugal
Desata el cauce,
El tiempo me sanará
Mientras el rayo retorna
Golpes de vida en el trasfondo
Calma tu sed de mi
Arde en una llama azul
Infunde la paz de este sueño
El amor, estalla en tu alma
Y crece como un furioso jardín
En Marejadas saladas
Eres el combustible de lo eterno
Esta luz intermitente
igual es una luz
Recogemos ese gramo de libertad

Comentarios & Opiniones

ÁNGEL MENDUIÑA IRIBARREN

Bellos y esperanzadores versos. Un abrazo.

Critica: