NOCTURNO

NOCTURNO

La noche está quieta, como enferma.
Me mira con ojos de estrellas muertas
seguramente enterradas en un agujero negro
anónimo y sin flores.
Se ha metido debajo de mi sábana
ocupa un espacio inesperado en mi cama.
La he susurrado que puede salir
he abierto el balcón
apagado la luz
volviéndome de espaldas
intentando aliviar en algo su pudor.
Me ha mirado
mujer niña ofreciéndome sus brazos nubes
para que la tome y la acune entre los míos.
Pluma de cisne negro
su cálido abrazo se ha ido anudando a mi cuello
hasta dejarme sin aliento sobre mi cama
desnuda y profundamente dormida.

mabel escribano
d.r.
imagen: google