El Verso y la Princesa.

EL VERSO Y LA PRINCESA.
_______________________________

Yo te vi nacer en una poesía
de sagradas letras esparcida,
suspendida en el suspiro
de una arcana luz desconocida.

Desde el atrio del cielo,
con alas vapor de oro
surcando el zafir de la esfera
te vi descender con decoro.

Al beso del alba
eras tú; flor de nieve espuma
espejo de escarcha
de aroma cielo que perfuma.

Monte encendido
anhelo infinito e indefinible
sonora quena
ansía eterna de lo imposible.

¡ Camina la princesa !

Por el sendero del vasto prado
despeñando hermosura
arrojando miradas
despejando tristezas con su dulzura.

¡ Va llegando la princesa !

Al trote de alados corceles
cubierto de armadura lienzo plata
jalando la brida del carruaje perlado
por la senda del embeleso que dilata.

¡ He aquí la divina poesía !

Haciendo su ingreso con oda y gloria
la princesa majestuosa,
coronada con mirto por la belleza de su alma
en cauda noche suntuosa.

¡ Llego la princesa !

La hendidura del infinito
la luz del incienso; el aroma del alma,
el suspendido roció
de la sedienta rosa del alba.

Yo te vi desde mi reino
meciendo tus sueños, en el péndulo del cielo rojo
tocando corazones confusos
sosegando con notas celestiales, al enojo.

Tus pies llego al templo de las célicas letras,
juntos escribiremos en el universo
el sentir de nuestras almas,
¡ Salve mi Princesa !, te recibe ; El Verso.

________________________________

Leonardo Sarmhi.

Derechos Reservados del Autor.
Leonardo Sarmiento López.
10 de julio del 2017.

Lima – Perú.

Comentarios sobre este poema