Estrofa penúltima

poema de Johan Molobo

En un par de horas te olvido,
pues no te odio pero ya casi no te amo;
y hoy de nuevo he sonreído,
aunque sea falso, aunque sea en vano...