Coqueta soledad

poema de Johan Molobo

Una tarde deja de llover,
y así, escuchando
el rumor del minuto,
te percatás del guiño
de la soledad;
el corazón palpita,
resulta que esa
muchacha no está
tan mal, no está nada mal...