Los pájaros

poema de De Pando

Chet Baker: The thrill is gone

Me abandonan los pájaros lejanos
batiendo sus profundas alas,
sus plumas desvencijadas.

Tus suspiros son certezas sin consuelo,
bocanadas de desamparo.
Mi garganta canta a la desidia,
al preludio del sollozo.

Puedo sentir la descomposición de tus pupilas
como una despedida fúnebre,
y mientras te marchas con tus pasos furtivos
yo me siento frente al invierno.

El viento me silba pentagramas azules,
mis latidos son sinónimo de lluvia,
los pájaros descienden sin miedo al derrumbe.

El deseo se ha ido,
hace tiempo que te fuiste,
solo necesitas despertarte,
seguir el trazo de la luna.

Vete junto con esta nostalgia de escarcha,
llévate este aire plomizo
que te envuelve,
que te acompaña.

Dejemos de usar este idioma de desierto
que nos araña los miedos.
Dejemos volar los pájaros del olvido.

¿Para qué seguir?
Si los días son un amargo ejercicio
si el tiempo es un puñal eterno.
¿Para qué fingir?

Este es el final,
el límite dónde las manos quiebran,
el final que nunca pedimos,
al que hemos llegado,
el que nos aleja.