Divagando

poema de Jalei

Atendiendo al cristal roto
descubro que hasta el dolor toca fondo.
La caricia de una dama nunca
tendrá duplicado en el aguacero.

Yo envidio su libertad
nadie lo ve pero todos le temen
cuando se enoja.

Añoro tu beso robado mujer
su reacción de furia,
el salto de inquietud
en mi corazón
que fue castigado.