Demencia

Pasó el tiempo, tiempos indefinidos y confusos.
Uso las cartas y las imágenes para seguir viéndote, acordándome de ti en cada sueño y en cada parte de mis recuerdos.
Pero ambos nos olvidamos, pasamos de lado a otro mirándonos y reconociendo que fuimos dos alegres y saltarínes almas que se amaron.
Por ahora solo pasamos y nos olvidamos.
Y fingimos demencia.