Camaleón

Y como un camaleón me quedo estático en aquella rama que me sostiene, retiene las patas de este camuflaje que contiene una mirada, una escucha, que respira y suspira. Mira de aquel vacío.
Hueco de sentido.