Poema IV

poema de Gui

Hay instantes en que reconozco mi instinto,
y vuelo sobre el tiempo,
pesadillas de un demente arropándose en el miedo.

Así, los viajes son refugios para medir la sangre,
o días en que se esparce el hastío
flotando en parcelas imperfectas del alma.

Sin embargo percibo los primeros designios:
esa mano hechizando al hombre que miró su espejo,
la mesa abandonada por el arrebato de la enajenación del hambre,
y el cuerpo destrozado
para que la victoria reconozca su propio límite.

Cuando lo líquido de mi piel escapa,
el pálido inventario al que acudo en sitios como éste,
me enardece,
porque suena un humo triste entre los dedos,
y fatigosamente lloro repitiendo frases ajenas,
sin destino ni perduración.

Con los rastros de mi última sonrisa me concedo la tentación de ser otro.

Comentarios & Opiniones

María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-

Grata lectura, saludos.

Critica: 
Joelfortunato

Escrito especial con gran contenido de íntimos simbolismos, buen uso del campo semántico, correlación interestrófica suave, alta calidad emotiva, un grato arte descriptivo. Un gusto leerlo. Reciba usted mi amistad y respeto.

Critica: 
ORTIZELBA Cecilia Garibayven

Aplaudo una vez más tus bellas letras adornadas con compases afectivos y hermosas metáforas que describen tu sentir poético. Un agrado leerte poeta Guillermo.

Critica: 
Gui

Acna; Elba; Päblo:
a todos Uds.muchas gracias; estos son versos que escribi años atrás pero quise subirlos para compartirlos.
saludos
Guillermo

Critica: