San Jerónimo

San Jerónimo, bendito,
vengo a ti, te necesito,
mi existencia se desarma,
quiero encomendarte el alma,

Santo Patrón de Janitzio,
ando al pie del precipicio,
no he comprendido la vida,
¿cuál es su justa medida?

Docto Señor de la Biblia,
¿tal desgracia, quién concilia?,
¿sin fe, con desesperanza,
la paz interna se alcanza?

Soy fiel siervo, el más pequeño,
anhelo cumplir mi sueño,
busco amor desesperado,
dime, ¿cuento con tu amparo?

Miro la naturaleza,
tú cuidas esta grandeza,
cuando navego en el lago,
pienso . . . ¿cuál será mi pago?

¿Para encontrarme contigo,
merezco duro castigo?,
lacerado, sangro inerte,
llego hincado a conocerte.

En tu templo, fortaleza,
mi ser entero te reza,
ojalá que me escucharas
y, a mi corazón, le hablaras.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Pátzcuaro, Michoacán, México, a 05 de agosto del 2012
Dedicado al Señor Leonel Calderón López
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14