Nuez de castilla

“¡Qué maravilla . . .!”

Clima templado,
brote sagrado,
grata cosecha,
oye esta endecha.

Dios de estos lares,
quita pesares,
en primavera
penas modera.

Verano, agosto,
bebamos mosto,
regional feria,
alegre y seria.

¡Bailen chinelos!,
fiesta de anhelos,
que hay una planta
que todo encanta.

Nogal frondoso,
de tronco groso,
muy fuerte, grande,
su sabia es sangre.

Cuna y rebozo,
de un fiel reposo,
¡que maravilla,
nuez de castilla!

De “Ameca”, emblema,
color de crema,
luz de la vida
que adentro anida.

Del árbol caes,
bonanza atraes,
por propio peso,
tu almendra es beso.

Cáscara dura,
fuerte, madura,
tiernas arrugas,
de amor subyugas.

Tienes dos valvas,
las almas salvas,
conchas, capillas,
cubren semillas.

Luces figura,
fiel armadura,
como un cerebro,
con un requiebro.

¡Abrete sésamo,
danos tu bálsamo!,
hay cascanueces
suaves, corteses.

Fruto de aceite,
rico deleite,
das proteínas
y vitaminas.

Yo te disfruto,
rindo tributo,
sabrosa nuez,
la boca es juez.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
Municipio de Amecameca, Estado de México, México, a 20 de marzo del 2011
Dedicado a mi nietecita, Marijose (te amo a ti . . .)
Reg. SEP Indautor No. 03-2011-041513462700-01